Reunidos en la Catedral Metropolitana de Managua, el pueblo Católico celebró y dio gracias a Dios por los 29 años de episcopado del Cardenal de Nicaragua, Leopoldo Brenes Solórzano.

En el templo capitalino, la eucaristía fue presidida por el mismo Cardenal Brenes, y luego de la misma fue homenajeado con música de mariachis.

Los fieles elevaron plegarias a Dios por el regalo que con Brenes ha hecho a Nicaragua.

"Primero darle gracias a Dios porque lo tenemos, que siempre va a estar con nosotros y es una alegría que él siga cumpliendo más años, para que nos siga enseñando al Señor", aseguró Juan Bosco Manzano, uno de los católicos presentes en la celebración.

"Es un orgullo para la Iglesia y es un ejemplo para todos los sacerdotes la perseverancia de él", añadió a su vez Berta Bravo, otra miembro del rebaño.

Para el Cardenal Brenes, es importante celebrar tanto este acontecimiento, como su recién pasado cumpleaños, en un ambiente de cercanía con el pueblo.

Aprovechó el momento para reiterar el llamado a la reconciliación entre los hermanos, tratando de seguir el camino de Dios.

"Yo creo que hay que seguir el testimonio de Cristo. Los samaritanos y los judíos eran enemigos, sin embargo, el Señor hace a un lado estas cosas y se acerca al diálogo. El Santo Padre ha estado insistiendo mucho en la necesidad del diálogo, la necesidad de no descartar a nadie, no hacer a un lado a nadie", sostuvo.

Brenes reiteró el llamado a la prudencia para frenar las tragedias en las vías producidas por los accidentes de tránsito.

"Yo creo que ustedes (los medios de comunicación) y yo ya nos estamos cansando y ojalá que no nos cansemos de decirles que sean prudentes porque de manera especial la velocidad no deja nada. Ustedes y yo que andamos en las carreteras a veces vemos como hay personas que abusan", puntualizó.