El turismo en la Gran Sultana Granada sigue creciendo hasta convertirse poco a poco en una ciudad cosmopolita, en la que convergen [email protected] de todas partes del mundo.

La Calle de la Calzada es muestra de esa convergencia de nacionalidades que se confunden entre los nicaragüenses y negocios de bares, restaurantes y pizzerías que brindan atención todos los días.

Y así como crece el ingreso de turistas a la ciudad, igual incrementa la oferta de hoteles, restaurantes, hostales y demás servicios que complementan la Granada que gusta por sus calles, por sus coches y por el trato amable de las familias.

La Calzada de Granada

La Calle de la Calzada no solamente es bares y restaurantes, también confluyen artistas urbanos, poetas, pintores, artesanos, una amalgama de talentos que dan ese toque único a la ciudad que se complementa con su arquitectura colonial.

Es una calle empedrada de 500 metros y rodeada de viviendas coloniales, con el incremento del turismo, muchas familias han convertido sus casas en pequeños hoteles u hostales familiares, cuya noche varía entre los 10 y 20 dólares.

En los últimos años se ha modernizado hasta convertirse en un punto obligado a visitar para el turista nacional y extranjero.

La Calzada de Granada

La Calzada es una pequeña muestra de lo que Nicaragua y particularmente nuestro país ofrece a los turistas de todas partes del mundo, pues ahí encontrás desde un helado, la pizza Mona Lisa, comida oriental, un refresco natural y nuestra gastronomía local como un vigorón, un quesillo, pero también puede solicitar un mojito cubano o un macuá.

Hay hostales que alquilan las famosas bicicletas chopper para que haga un recorrido por toda la ciudad y por su centro histórico.

Durante el día se puede circular en vehículo o alquila un coche halados por caballos para conocer la arquitectura de la calle, la que se impone y resalta en todo momento. Cuando llega la noche, La Calzada se llena de colores, de luces, de gente, de turistas y artistas.

La Calzada de Granada

Cuando camina es fácil toparse con turistas de todas las nacionalidades, encontramos salvadoreños, españoles, costarricenses, franceses, holandeses, que resaltan el trato amable que brinda el nicaragüense y reconocen que nuestro país tiene un enorme potencial turístico por sus bellezas naturales y por la seguridad ciudadana.

“Granada es una ciudad muy bella, súper linda y me ha llamado la atención lo colonial, la gente, los restaurantes y la vibra”, expresa Catalina Osuna, de España.

“La arquitectura y la comida en Granada me gusta mucho, es mi primera vez y está muy bien”, dijo el británico John Pierre.

La Calzada de Granada

“Sólo conocemos Granada y León, me está gustando mucho, hemos llegado hoy a Granada y me parece excelente", dijo la española que viaja junto a una peruana residente en Chile, que declaró estar emocionada por conocer Nicaragua, a su pueblo y su gastronomía.

“La Calzada es algo único, es muy bueno, felicito a Granada porque atrae mucho turistas, hemos andado en las isletas que son muy bonitas, conocimos las iglesias, el parque, el mercado, hemos andado en varios lugares y la atención de la gente es muy amable”, reconoció Héctor Murillo, originario de Heredia Costa Rica.

Entre los turistas encontramos a dos amigas salvadoreñas, una de ellas pintada de dorado, gusta del arte llamado estatuilla humana, su nombre es Alondra, que manifestó que vinieron por una semana y van a estarse 15 días más porque han logrado la aceptación del público que contribuye con propinas. Cada vez que alguien echa una moneda o un billete, Alondra hace un breve movimiento en señal de agradecimiento.

La Calzada de Granada

Pero también jóvenes nicaragüense agrupados en Street Dance, demuestran su talento al baile con movidas coreografías de hip hop, breakdance, entre otros ritmos.

“Venimos a bailar, demostramos lo que sabemos en esta calle llena de turistas, vienen muchos extranjeros a ver a Granada, y nosotros somos parte de ella, a la gente les gusta nuestro arte y voluntariamente nos dan propinas”, cuenta Moisés Sánchez, líder del grupo que tiene dos años de formado.

La Calzada de Granada

El artesano de la madera Carlos Flores, confiesa que La Calzada es su centro de trabajo desde hace 4 años, lo que compran los turistas le sirve al sustento de su familia. Elabora collares, adornos para quemar incienso, pipas grandes que gustan mucho a los extranjeros con peculiares diseños.

“Lo poco que se venda o lo mucho lo llevo a mi hogar y por eso es muy importante este lugar para mí y para los granadinos, es un punto para nosotros los artesanos, vendo mascaras de bambú, son piezas únicas que las trabajo con mucho cariño”, puntualizó Flores que vende piezas hasta en 3 mil córdobas.

Así de vistosa es La Calzada, cosmopolita, llena de turista, de arte, de color, de sabores, de servicios , una ciudad dentro de otra, un espacio en que todos se divierten y disfrutan de nuestra Nicaragua.

La Calzada de Granada

La Calzada de Granada