Descubren el origen de unas misteriosas señales de radio en el espacio

Friday 6 de January 2017 | Agencias
Descubren el origen de unas misteriosas señales de radio en el espacio

Un conjunto de astrónomos ha conseguido identificar de forma precisa el origen de un misterioso tipo de señales de radio que lleva una década intrigando a los científicos de todo el mundo.

En el año 2007, el radiotelescopio Parkes en Nueva Gales del Sur (Australia) detectó el primero de una serie de fenómenos conocido como estallidos rápidos de radio (FRB por sus siglas en inglés). Los FRB son emisiones de radio que se caracterizan por liberar una enorme cantidad de energía en tan solo unos milisegundos, y parecen venir de más allá de la Vía Láctea, surgiendo aparentemente al azar.

Desde la primera vez que se registró el fenómeno hace diez años, se han detectado un total de 18 estallidos rápidos de radio y, aunque existían diferentes teorías, hasta ahora se desconocía cuál era su procedencia a ciencia cierta.

El misterio de la procedencia de los intrigantes pulsos de radio ha sido resuelto por un grupo de astrónomos dirigido por Shami Chatterjee de la Universidad de Cornell en Nueva York. El equipo ha estudiado uno de los estallidos rápidos de radio más enigmáticos de los que se han recibido hasta ahora, conocido como FRB 121102, que fue detectado por primera vez el 2 de noviembre de 2012. Desde entonces se ha detectado el mismo patrón en varias ocasiones, y es el único FRB que se ha repetido.

El estudio se inició en el radiotelescopio de Arecibo en Puerto Rico, y su sensibilidad permitió a los científicos detectar múltiples ráfagas de FRB 211102. Después, con el objetivo de delimitar al máximo la procedencia de las señales de radio, emplearon de manera conjunta el observatorio radioastronómico Karl G. Jansky Very Large Array en Nuevo México (Estados Unidos) y la Red Europea de VLBI.

Los resultados de estudio han demostrado que las explosiones se originan en una galaxia enana, que tiene la décima parte del tamaño de la Vía Láctea y menos de una milésima parte de su masa, situada a una distancia de 3.000 millones de años luz de La Tierra. Esta galaxia emite una radiación débil tanto en el espectro visual como en el de radio, algo que ha resultado extraño a los astrónomos, ya que tiene menos posibilidades de albergar lo que puede crear los estallidos rápidos de radio, como las estrellas de neutrones.

Ahora que se ha resuelto el misterio de la procedencia de los FRB, el trabajo de los astrónomos continúa para resolver otro de los interrogantes que rodean a este fenómeno: determinar cuáles son las causas que provocan las explosiones.

Comentarios