El anuncio fue dado a conocer recientemente por la Coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, compañera Rosario Murillo, quien señaló que la decisión de restaurar la parroquia fue tomada por el Presidente Daniel Ortega a petición del párroco Allan Delgado.

La restauración de ese templo cuya construcción comenzó en 1640 y culminó en 1689, llevó alegría a la vez al sacerdote Delgado, quien señala que hace más de un año, a nombre del gobierno del Presidente Daniel Ortega y de la compañera Rosario Murillo, llegó el ingeniero Edward Centeno para hacer un análisis del estado de la edificación.

El compañero Centeno, Presidente del Instituto Nicaragüense de Fomento Municipal, INIFOM, hizo un diagnóstico del estado de la antigua edificación y de acuerdo con el párroco de la iglesia de Santa Ana, se determinó que el valor de la restauración del templo será de dos millones 842 mil 731 mil córdobas.

La parroquia de Santa Ana, según el sacerdote Allan Delgado, fue edificada en un sitio de descanso que era cruce de caminos, principalmente de los que viajaban en el siglo XVII desde El Realejo, o desde León hacia Granada, pero que posteriormente se descubrió que había sido un sitio de luchas entre tribus indígenas y a la vez un cementerio.

De acuerdo al cura párroco, la tradición oral del lugar señala que cuando se comenzó a excavar para poner las bases del templo se encontraron huesos humanos que pertenecían a indios de las tribus de la zona.

Metodología de construcción colonial

El templo, según la metodología constructiva de los españoles en América, fue construido con distintos materiales, entre ellos caña de azúcar, clara de huevo, arena de playa, piedra caliza, barro y madera de cedro real, el que se uso para hacer las vigas que sostienen el techo y su armazón, las mochetas que sirven de marco a las puertas, así como las puertas mismas.

Señalando el estado de puertas, vigas y pilares, el sacerdote dijo que parte de esos materiales están malos, carcomidos por la polilla y por la humedad reinante en el sitio por lo que amerita una pronta restauración, más tomando en cuenta que en el año 2002, la Asamblea Nacional sesionó en el templo y lo declaró patrimonio histórico de Nicaragua.

Por otra parte, el cura párroco expresó  que también el retablo que adorna el altar del templo y unas 20 imágenes que son también hechas de cedro real y que tienen aproximadamente unos 300 años de antigüedad, están también deterioradas, pues la humedad del lugar penetra la madera y la afecta.

Interior afectado por humedad y polilla

Entre las imágenes afectadas mencionó  la de Santa Ana, la de Santiago, la del Santo Entierro o del Cristo Resucitado, las que fueron confeccionadas en Guatemala en los años posteriores a la construcción del templo.

Añadió el sacerdote que también está dañado el campanario y que se requiere ayuda para reconstruirlo porque al igual que el resto de la estructura, la polilla la va afectando severamente y en el techo, por la humedad del ambiente, las tejas se llenan de moho y con las primeras lluvias filtran agua que daña el interior de la parroquia.

Rosa Morales, una feligrés se confesó agradada con la noticia de que el gobierno sandinista restaurará el antiguo templo, señalando que es una gran ayuda que se le dará a la comunidad y a Niquinohomo, porque la parroquia está en mal estado y esa restauración es cara.

Por su parte, José Mercado explicó que es importante que el gobierno del Presidente Ortega haya tomado esa decisión, tomando en cuenta que esa edificación es muy antigua y que la reconstrucción del edificio ayudará a la misma población de Niquinohomo.

En tanto Freddy Arias Barquero, alabó la decisión del gobierno sandinista, la respuesta positiva del presidente Daniel Ortega y de la compañera Rosario Murillo a la solicitud de restauración del templo.

Por su lado Rolando Uzaga, destacó el hecho de que se vaya a restaurar el edificio de la parroquia, tomando en cuenta que es un patrimonio cultural de Nicaragua y que en él hay mucha historia del país, es decir es una joya de más de 300 años de antigüedad.