Los desplazamientos seguían siendo peligrosos el lunes en buena parte de las Grandes Llanuras, azotadas por una tormenta invernal.

Se esperaba que la combinación de lluvia helada, nieve y fuertes vientos, que obligó a cerrar amplios tramos de autopista en las Dakotas el domingo, continuara en la mañana del lunes.

La tormenta también causó apagones generalizados en las Dakotas, Nebraska y el oeste de Iowa.

A la 1 de la madrugada del lunes, la South Dakota Rural Electric Association informaba de 10.231 "propietarios-consumidores-miembros" sin electricidad. En Nebraska, cientos de apagones en el centro y este del estado se atribuyeron a los vendavales.

"Entre el hielo y la nieve, y vientos que soplan como locos, no se moverá nada" hasta última hora de la tarde del lunes, indicó el meteorólogo del Servicio Nacional Meteorológico Greg Gust en Grand Forks, North Dakota. "Entonces llegará la hora de cavar".

Gust resumió su consejo a los viajeros: "Quédense donde están".

La oficina del servicio meteorológico en Bismarck, North Dakota, esperaba una acumulación de nieve de de 8 a 15 pulgadas en partes occidentales del estado y tormentas eléctricas en el centro.

El Departamento de Transporte de North Dakota cerró la noche del domingo un tramo de 240 millas de la autopista Interestatal 94, de la frontera de Montana a Jamestown. También se cerró un tramo de 100 millas de la carretera federal 83 entre Bismarck y Minot por ventisca y visibilidad casi nula.

El jefe de policía de Bismarck, Dan Donlin, emitió una advertencia pidiendo evitar los viajes a la capital de North Dakota, donde vehículos varados por la nieve bloqueaban calles e intersecciones.

Las autoridades en South Dakota cortaron la Interestatal 90 desde la frontera con Wyoming a Chamberlain, una distancia de unos 260 millas.

Las heladas en Aberdeen, South Dakota, hicieron que la policía del condado de Brown emitiera otra advertencia de que se evitaran los viajes. Aberdeen también estaba en alerta por inundaciones, después de que la lluvia y la nieve derretida inundaran intersecciones importantes de la ciudad.

El servicio meteorológico advirtió que cualquiera que "tenga que viajar" sobre carreteras heladas en el centro de Minnesota llevara una linterna adicional, agua y comida.