El 10 de octubre de 1894, hace exactamente 122 años entró en vigencia el Decreto Legislativo del 6 de octubre del mismo año, que, durante el gobierno del General José Santos Zelaya elevaba la villa de Diriamba a la categoría de ciudad.

Hoy, la ciudad de Diriamba, a sus 122 años es un municipio próspero, cuyos atractivos turísticos son ofertados a los turistas locales y extranjeros. El emblemático reloj le da la bienvenida a los visitantes o a las personas que pasan por la ciudad a través de la carretera panamericana.

La histórica Basílica Menor de San Sebastián, patrimonio local, en su interior se guardan grandes tesoros de arte sacro, entre los que destacan la venerada imagen de San Sebastián Mártir, santo patrono de las y los diriambinos y una reliquia en primer grado del venerado santo.

Actualmente Diriamba es conocida como cuna del Hipismo, cuna del Fútbol nacional y cuna del Güegüense o Macho Ratón, patrimonio oral e intangible de la humanidad.

La Alcaldía del Poder Ciudadano de Diriamba organizó diversas actividades para conmemorar los 122 años de esta ciudad: En la Casa Sandinista "La Cachorra", se desarrolló una exposición de los Coleccionistas de Carazo; teléfonos antiguos, cámaras, monedas, billetes, carros a escala y botellas antiguas de refrescos de Nicaragua fueron algunos de los objetos históricos que pudieron apreciar los visitantes.

En el Parque Central "Rubén Darío" se elaboró el picadillo más grande de la ciudad, plato típico diriambino que fue repartido de forma gratuita a miles de personas.

También de elaboró el pastel más grande de la ciudad para celebrar su cumpleaños número 122, este pastel fue realizado como una pequeña réplica de la Basílica Menor de San Sebastián, queque que fue degustado por todos las y los diriambinos.

Hubo también este domingo animación artística, payasos, chicheros, juegos de pólvora y una fiesta popular con el conjunto Costa Azul.

Este 10 de octubre, el Concejo Municipal realizó una Sesión Solemne donde se condecoró a personalidades notables de la ciudad.