Durante los últimos días de septiembre podremos ser testigos de un fenómeno lunar poco común: la aparición de la Luna Negra.

Este evento se denomina así cuando, en un mismo mes calendario, se puede ver una segunda luna nueva. Algo similar a lo que ocurre con la Luna Azul, que es el nombre que se le da a la segunda luna llena que aparece en un mes calendario.

La Luna Negra es un evento muy poco común, y se ha calculado que podría ocurrir, aproximadamente, cada 32 meses.

Las personas que se encuentran en el hemisferio occidental, podrán ver la Luna Negra este viernes 30 de septiembre en horas de la noche.

Una luna llena se produce cuando la cara de este satélite que mira hacia la tierra está completamente iluminada por el sol, gracias a su posición en un determinado momento del mes.

Por otro lado, una luna nueva se puede observar cuando el lado de la luna que está hacia la tierra se encuentra ensombrecido, haciéndola prácticamente invisible a simple vista.

Normalmente, se puede observar una sola luna llena y una luna nueva cada mes. Aunque, a veces, el ciclo lunar podría desfasarse haciendo que estos fenómenos ocurran más veces- o ninguna en absoluto- en la misma cantidad de tiempo.

Para la gente que está en el hemisferio oriental (Europa, África, Asia, Australia), aparecerá una luna nueva después de la medianoche del primero de octubre, y la segunda luna nueva (que se consideraría una Luna Negra) sería visible el 30 de octubre. Aunque, para los que viven en Japón, Australia o Nueva Zelanda, ésta última se vería en el cielo hasta el 31 de octubre.