Son las 11:45 pm de lunes y la roja de las linternas especiales rebota en el caparazón de varias Paslama que llegaron a desovar esta noche. El día anterior, de a cuerdo al conteo oficial fueron 1600 los reptiles que arribaron a la reserva de vida silvestre La Flor, en San Juan del Sur, Rivas.

En el margen de costa que corresponde al área protegida, unas 20 tortugas han llegado a su destino luego de varios miles de kilómetros de viaje. Su nado constante y en manada las trae de lugares tan distantes como Gran Caimán o Bahamas, hasta el punto de América Central donde una vez ellas salieron de un huevecillo como los cientos que dejan hoy enterrados.

Desove de tortugas en Nicaragua

En detalle se observa cómo varias han escogido su nido en el mismo lugar que otras ya lo hicieron días atrás. Con su cuerpo echado de espaldas al mar, cavan con fuerza y precisión un hoyo, sacando y destrozando decenas de los huevos que ya habían iniciado su proceso de incubación.

Ahí, a su suerte, las nuevas crías deberán pasar unos 50 días antes de su nacimiento, si es que antes no son víctimas de los depredadores naturales o algún saqueador furtivo que lograra burlar la guardia del Ejército y los comunitarios que velan por su seguridad día y noche.

Desove de tortugas en Nicaragua

Varios minutos después cesa la excavación y sueltan redondos y gelatinosos nuevos huevos blancos, que salen cubiertos de una sustancia viscosa que les permite guardar su temperatura. Al final rascan los costados del agujero y llenan de arena el nido, sólo para dar por iniciado su viaje nuevamente en mar abierto.

De acuerdo a las estadísticas del total de los huevos depositados en la playa, sólo 1% logra llegar a ser adulto.

Desove de tortugas en Nicaragua

Saqueo disminuye 50% en La Flor

Gracias a los esfuerzos del Gobierno Sandinista enfocados en la protección a la naturaleza, se han logrado reducir desde 2005 en un 50% los saqueos a los nidos de huevos de tortuga Paslama en el Refugio de Vida Silvestre La Flor.

Las estimaciones de la delegación departamental del Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales de Rivas, reflejan resultados positivos en el trabajo concientizador en las comunidades locales para prevenir su consumo y comercialización ilegal.

Desove de tortugas en Nicaragua

“Eso nos demuestra de que las actividades de sensibilización y fortalecimiento de valores en la población para que colaboren con la protección de tortugas ha venido dando frutos, pero seguimos trabajando", expone Ronald Miranda, delegado del Marena en Rivas la madrugada del martes.

Miranda explica que este desove masivo sólo ocurre en 7 playas a nivel mundial, dos de ellas en Nicaragua.

Desove de tortugas en Nicaragua

Al respecto indica que como Gobierno, existe la obligación garantizar la protección necesaria para la preservación de esta especie.

"Nuestro trabajo es primero asegurar las condiciones para la visita de las tortugas. En este caso antes del inicio de la arribada se hacen jornadas de limpieza, en coordinación con el Ejército, los comunitarios del sector que nos apoyan en la protección de las tortugas", afirma.

Desove de tortugas en Nicaragua

Una bendición para Nicaragua

Pablo Gómez es un Sanjuaneño que a pesar de que creció sabiendo que a pocos kilómetros de su ciudad ocurría un evento natural de gran belleza, nunca se había motivado a presenciarlo con sus propios ojos hasta ahora.

La primera experiencia en la costa de la reserva la noche de lunes y madrugada de martes le resultó única. Para este hombre es un orgullo contar en su país de origen con sitios únicos y de gran valor medioambiental.

Desove de tortugas en Nicaragua

"Para mí esto es embellecer la tierra, es un paraíso, un jardín que debemos de cuidar, que no debemos de buscar algo más allá y lo tenemos aquí, lo tenemos en nuestra propia tierra y en nuestra propia vida que nos rodea y no nos damos cuenta y a veces nos pasa que destruimos, destruimos todo y no valoramos lo que Dios nos ha dado", asegura.

Regina Valentino, bióloga marina originaria de Nueva York, Estados Unidos, ha logrado presenciar varias veces estos eventos en playas nicaragüenses.

Desove de tortugas en Nicaragua

Sin embargo, tal como la primera vez, la experiencia le es cautivadora. En cada ocasión afirma sentir la emoción de presenciar un espectáculo fascinante.

"He venido mucho tiempo aquí a Nicaragua, aquí a La Flor y muchas veces aquí con las tortugas. Me gusta mucho. Me encanta, siempre la experiencia es muy bonita, la tortuga es un animal muy precioso, en general ellos necesitan ayuda y conservación", manifiesta.

Desove de tortugas en Nicaragua

En su conjunto, la arribada de tortugas es algo que a Gina Isaacs —y a muchos de sus amigos antes que ella— la ha cautivado.

El paisaje, la seguridad, la tranquilidad, el clima y el pintoresco elemento vivo de las tortugas le han conmovido de manera particular.

Desove de tortugas en Nicaragua

"Ver las tortugas es algo increíble, allá vimos una tortuga poniendo sus huevos y eso fue emocionante", comenta excitada.

Las políticas del Gobierno Sandinista de proteger a los animales marinos, su medioambiente y prohibir el consumo de sus huevos, es una idea que le resultó acertada.

Desove de tortugas en Nicaragua

"Eso es muy importante porque tenemos que proteger la naturaleza y los animales y las tortugas y las playas, todo. Y también me parece que las playas son muy limpias, más que otras playas en América Central y también que en California de donde soy", sostuvo.

Durante el desarrollo de la jornada de protección, se busca evitar los saqueos que se presentan aún, aunque en menor medida. Solamente en La Flor, al año son unas 50 mil las tortugas que llegan la temporada de arribadas masivas que concluye en febrero.

Además de la tortuga Paslama, otras variedades como la Lora, Kikila, Cabezona, Verde y Tora, llegan a depositar sus huevos en cantidades altas.