Jessenia Reyes es una de las tantas capitalinas que se ha visto afectada por el virus del Chikungunya, meses atrás sintió en carne propia los malestares que provoca una de las enfermedades originadas por el piquete del mosquito transmisor Aedes Aegypti. Ante lo vivido, señala que ha venido intensificando las labores de limpieza y cuido de su hogar para evitar que la enfermedad nuevamente le afecte.

“Al momento que me afectó esa enfermedad se me presentaron muchos dolores de cuerpo y muchos de los vecinos también se enfermaron, esa es una enfermedad bastante agresiva y considero que no se debe pasar por alto. Gracias a Dios una vez que me detectaron el Chikungunya el Minsa de manera inmediata vino a fumigar todo el sector y esa labor la han venido realizando con frecuencia” destacó.

Reyes señala a su vez que las acciones preventivas son la mejor medicina ante las enfermedades, por tanto ha extremado las medidas de limpieza en su hogar para evitar que la presencia de criaderos y por ende el contagio nuevamente de la enfermedad.

“Nosotros diario limpiamos la casa, el jardín, la calle y patios porque sabemos que la humedad propicia la reproducción de los zancudos y lo que menos queremos es enfermarnos nuevamente. En lo particular yo aplaudo la labor del Minsa porque hemos observado el interés de erradicar esa enfermedad de nuestro país” añadió.

Ante la presencia de casos similares, la brigada de fumigadores del Ministerio de Salud (MINSA) visita cada semana las más de 600 viviendas del sector de Lomas del Memorial Sandino en el distrito I, con el fin de evitar brotes epidemiológicos.

“Siempre estamos animando a la población a sumarse a este gran esfuerzo de nuestro gobierno de evitar más contagios por Chikungunya, Zika o Dengue. La participación comunitaria es vital para el desarrollo de las acciones y lo vemos en los resultados de disminución en los casos febriles” expresó la doctora Betsabé Centeno.

De igual manera, el Minsa atiende los predios baldíos donde muchas veces se acumula basura y las mismas se vuelven potenciales criaderos de zancudos, los que en su etapa adulta afectan la salud de los habitantes.

“Nosotros atendemos los patios y espacios no habitados, ahí nuestros brigadistas realizan la fumigación y cada semana junto a la comuna garantizamos la limpieza de esos espacios ya que hay que eliminar hasta la mínima condición donde se puedan reproducir los vectores” finalizó.