Para las personas de otros países, vivir en Nicaragua representa toda clase de ventajas.

Algunos destacan el bajo costo de vida del país, otros sus bellezas naturales, la seguridad ciudadana, e incluso la misma cordialidad de las familias nicaragüenses.

Pero hay otro aspecto que también está resultando muy atractivo para los visitantes de otros países: los beneficios en la salud.

En una artículo escrito por Bonnie W. Hayman, de International Living, y publicado en el diario digital estadounidense The Huffington Post, titulado “The Automatic Health Benefits Of Moving South Of The Border” (“Los beneficios automáticos en la salud de mudarse al sur de la frontera”), la autora compartió la buena experiencia de Thor Kennedy, quien decidió mudarse a la ciudad de Matagalpa para encontrar la tranquilidad y el Buen Vivir en las zonas montañosas del norte de nuestro país.

“Lo que tengo aquí es algo que nunca tuve antes: tiempo”, cuenta Thor, quien llama hoy a Matagalpa su hogar. “Tengo tiempo para pasear, escuchar música, hablar vía Skype con mis seres queridos en los Estados Unidos, leer un libro, mirar una película, tomar un paseo, dormir una siesta. Aquí tengo libertad con mi tiempo. Es raro que me sienta exhausto físicamente. Todo esto ha ayudado mucho a mi salud”.

Matagalpa

Matagalpa, señala el artículo, ofrece un clima agradable durante todo el año y es un lugar donde se puede vivir cómodamente sin incurrir en muchos gastos.

“Con ese tiempo extra, sumado al clima primaveral, puedo explorar más lugares que en Estados Unidos. Con el incremento de mi actividad física, y las opciones alimenticias más frescas y saludables, mi energía se ha incrementado, y mi presión sanguínea ha disminuido, al igual que el exceso de peso. Todo esto sin mayores esfuerzos de mi parte”, continúa relatando Thor.

Thor, junto a su socio Gus, abrió en Matagalpa el restaurante “HAPPY”, el cual le permite vivir una vida más saludable, de acuerdo a sus propios términos.

Matagalpa

“Me gano la vida haciendo lo que amo. No tengo que estar atado a un celular (…) Puedo tomar una siesta en las tardes y me siento parte de una verdadera comunidad, lo que no existe en los ocupados suburbios de San Francisco. La gente aquí se toma el tiempo para conversar con otros. Las relaciones son más importantes que el trabajo. Y eso es más que perfecto para mí”.

Thor destacó no sólo el estilo de vida libre de estrés que ofrece Matagalpa, sino también las oportunidades que tiene para hacer negocios, lo cual contrasta con las mucho más difíciles y hasta casi imposibles oportunidades en San Francisco, según afirma.

“Amo Matagalpa. Es una hermosa ciudad de gente trabajadora con un auténtico estilo de vida nicaragüense, valora Thor.

“Estoy feliz de haber tomado esta decisión. No cambio esta experiencia por nada. En verdad estoy viviendo mi sueño”, concluye.