Su Eminencia Reverendísima, el Cardenal Miguel Obando y Bravo, saludó a los jóvenes nicaragüense y señaló que hoy se recuerda cómo la juventud de hace 37 años se unió para construir una Nicaragua mejor.

"Un saludo muy especial a toda esta juventud que es luz del mundo y sal de la tierra", dijo el Cardenal Miguel al comienzo de la invocación al Altísimo, durante el acto del 37 aniversario de este "Otro 19 y Siempre Más Allá".



"La juventud no es un tiempo de vida, es un estado del espíritu. Saludamos a todos los presentes en esta Plaza de la Fe que se reúnen para conmemorar un año más de esta gran fiesta, de celebración, en la que recordamos cómo la juventud de hace 37 años se unió para construir una Nicaragua mejor", expresó.

"Hoy nos congregamos los que vivimos esa historia junto a las nuevas generaciones que están a cargo de construir diariamente el futuro mejor para nuestra querida Patria Nicaragua. Hoy la juventud asume nuevos retos, debemos trabajar diariamente por mantener esta unión entre las familias nicaragüenses, erradicar la pobreza, garantizar la educación, procurar la salud, vivir en paz, alegría y amor", añadió.

Cardenal Miguel Obando y Presidente Nicolás Maduro

El Cardenal Miguel dijo que los nicaragüenses debemos ser "ejemplos de paz y armonía para un mundo que está cada día más convulsionado".

"Invoquemos al Señor de la Paz para que en el mundo desaparezca la guerra, el odio y la muerte que tanto dolor y sufrimiento causan. La juventud es alegría, es vitalidad, es energía, es vida, utilicen todos esos dones que han recibido del Señor para ponerlos al servicio de nuestro país y continuemos caminando junto a los que aman y construyen", concluyó.