Una nueva brigada de médicos llegó al municipio de Puerto Morazán-Tonalá, para brindar atención integral a las familias de los diferentes barrios y comunidades de esta zona tras los sismos que estremecieron al país la semana pasada.

Este contingente está compuesto por médicos generales, pediatras, psicólogos, abatizadores y fumigadores, que han visitado varios lugares, entre ellos La Unión y la comunidad Silvio Castro.

La doctora Cruz Cano, delegada del SILAIS-Chinandega, manifestó que se está atendiendo la parte educativa, pues a las familias se les concientiza sobre la necesidad de eliminar los criaderos de zancudo, otro componente referido a la atención médica y otro relacionado a la atención psicológica para las personas que han estado afectadas de los nervios.

"Vamos a hacer visitas casa a casa con brigadas que tenemos conformadas de manera integral para brindar consultas e identificar algunas necesidades en salud y sensibilizar para erradicar los zancudos y sobre cómo actuar en los sismos", dijo Cano.

En relación a la consulta médica, se le brinda algunas recomendaciones a las familias para evitar enfermarse y aquellas que están con fiebres se les garantiza medicamentos y se les da seguimiento.

La población recibió de muy buena manera a los médicos, agradeciendo en todo momento al Gobierno Sandinista por estar pendiente de la situación en Chinandega.

"Ha sido buena la atención y las recomendaciones que nos están brindando en cualquier momento que ocurra un sismo", señaló don Victor Manuel García, mientras los médicos atendían a su esposa Azucena Padilla.

El joven Milton Aguilar Rodríguez, destacó la jornada de fumigación que han realizado por todo el casco urbano y las comunidades rurales.

Desde ocurrido el terremoto el pasado 9 de junio, es el tercer contingente de médicos que atienden a las miles de familia de muchas comunidades afectadas.

Analizan calidad del agua en algunos pozos

Como parte de este trabajo de prevención contra las enfermedades, las autoridades del SILAIS-Chinandega y de ENACAL ante la solicitud de pobladores de las comunidad de Ticuantepe en Puerto Morazán, llegaron a recolectar muestras de agua que presentan mal olor.

La señora Lorenza Rodriguez, pobladora de la citada comunidad, aseguró que el agua de su pozo a partir de la ocurrencia de los sismos no es la misma, ya que le siente un mal olor parecido al azufre.

La compañera Emigdia Ferrufino, delegada de ENACAL en Chinandega, recolectó muestras de agua de dos pozos para enviarlos a los laboratorios del MINSA que determinará si están o no contaminadas.

Mientras tanto, la delegada del SILAIS doctora Cruz Cano, sugirió a las famillias que han presentado este problema a no consumir esta agua, ni bañarse hasta conocer su estado físico.

Es válido resaltar que está situación del mal olor no es en todos los pozos, pues en otros puntos el agua sigue brotando normalmente.