Un avión de Egyptair que volaba entre París y El Cairo con 66 personas a bordo desapareció del radar este jueves de madrugada, y Egipto y Grecia enviaron aviones de reconocimiento y barcos al Mediterráneo para tratar de encontrarlo.

El Airbus A320 se hallaba a una altura de 37.000 pies (11.000 metros) y había entrado en el espacio aéreo egipcio cuando desapareció de las pantallas de radar a las 02H45 de la madrugada hora de El Cairo, precisó Egyptair en su cuenta de Twitter.

En el vuelo MS804 viajaban 56 pasajeros, entre ellos un niño y dos bebés, siete tripulantes y tres agentes de seguridad, agregó posteriormente la compañía nacional egipcia en un comunicado.

La compañía reveló las nacionalidades de las personas que iban en el avión: 30 egipcios, 15 franceses, dos iraquíes, un británico, un canadiense, un belga, un portugués, un argelino, un sudanés, un chadiano, un saudí y un kuwaití.

El contacto radar se perdió cuando el avión estaba a “30 o 40 millas (48 a 64 km) de la costa” norte de Egipto, aseguró en la cadena estadounidense CNN Ahmed Adel, vicepresidente de EgyptAir. Explicó también que el avión no había realizado ninguna llamada de socorro.

EgyptAir indicó que equipos militares y de rescate estaban peinando la zona del Mediterráneo donde se cree que desapareció.

En la terminal de llegadas del aeropuerto de El Cairo todo estaba tranquilo a primera hora de la mañana, según un periodista de la AFP, debido probablemente a que los familiares de los pasajeros fueron inmediatamente aislados.

El vuelo MS804 no aparecía en los tableros electrónicos de las llegadas.

El avión despegó de París el miércoles a las 23H09 hora local (21H09 GMT) en dirección a El Cairo. El vuelo dura normalmente cuatro horas y el avión tenía previsto aterrizar a las 03H05.

Hipótesis abiertas

Egipto y Grecia enviaron aviones y barcos al Mediterráneo para tratar de encontrar el aparato, anunció el ejército egipcio en un comunicado.

El propio ejército desplegó aviones de reconocimiento y barcos para tratar de localizar el avión y socorrer a eventuales supervivientes, según el texto.

Todas las hipótesis estaban abiertas este jueves por la mañana, empezando por la del accidente.

El presidente francés, François Hollande, habló con su homólogo egipcio Abdel Fatah al Sisi, y acordaron una “estrecha cooperación” para establecer las circunstancias de la desaparición del avión, fabricado en 2003.

“No se descarta ninguna hipótesis”, indicó por su parte el primer ministro francés Manuel Valls.

En octubre de 2015, el grupo yihadista Estado Islámico (EI) reivindicó el derribo de un avión chárter de una compañía rusa que llevaba de vuelta a turistas desde la ciudad de Sharm el Sheij. Las 224 personas que iban a bordo murieron.

El EI ha cometidos numerosos ataques y atentados en Egipto, principalmente contra las fuerzas de seguridad.

El pasado mes de marzo un vuelo de EgyptAir que iba de Alejandría a El Cairo fue secuestrado y desviado hacia Chipre por un hombre que decía querer reunirse con su exmujer. El secuestrador se entregó seis horas después sin provocar víctimas.