La Coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, Compañera Rosario Murillo, lamentó el fallecimiento del reconocido periodista nicaragüense Marcio Vargas Aguilar.

AUDIO DE LA COMUNICACIÓN DE LA COMPAÑERA ROSARIO:

Rosario recordó que Vargas era un sandinista, a quien conocía desde hace mucho tiempo.

“Trabajamos juntos en La Prensa; en La Prensa de Pedro Joaquín Chamorro. Ahí nos conocimos personalmente. Supe de su capacidad, supe de su profesionalismo como periodista, desde entonces. Luego nos reencontramos en las rutas revolucionarias. Hemos estado a distancia tal vez, pero juntos en estos caminos de lucha y victoria de la Revolución Popular Sandinista”, manifestó.

"Sentimos que parte hacia ese otro plano de vida donde todos nos encontramos y nos reencontramos. Le decimos Hasta Siempre, Marcio, con sus poemas, con sus líneas efusivas, con sus comentarios, con su entusiasmo, con sus también telegramas ácidos, a quien correspondían esos mensajes ácidos que él sabía hacer llegar, que siempre decía o que siempre enviaba con razón y con ese elevado sentido de ocurrencia que siempre tuvo”, añadió.

Rosario destacó además la reseña que Marcio Vargas Arana, hijo, hizo de lo que fue la vida de su padre como historiador, escritor, revolucionario y periodista, laborando en los principales medios de comunicación nacionales, así como también incursionando para medios internacionales.

“Desde muy joven acogió el pensamiento del General Sandino, creyó siempre que la Revolución Sandinista encarna los ideales de nuestro pueblo, la revolución liderada por el Comandante Daniel Ortega, el pueblo liderado por el Comandante Daniel Ortega, la revolución de la victoria, y creía –dice- el pensamiento y la creencia y la fe en la victoria en las elecciones del 6 de noviembre”, refirió la Compañera dando lectura al escrito.

Rosario también hizo mención a un texto de Silvio Mora, quien recuerda no sólo que Vargas luchó contra su enfermedad, sino también su talento como periodista y buen compañero.

“Marcio Vargas Aguilar se fue cuando quiso, no se fue cuando la enfermedad quería. Le ganó por mucho tiempo la carrera al cáncer. Marcio vivió y creció entre hierba dulce y pasto salvaje, fue hombre y periodista, que pocos tienen su hoja de vida. Un talentoso escritor que dio primera plana a los medios de comunicación donde trabajó, siempre respetó a sus compañeros de redacción, tuvo una conducta normal, una conducta en regla. Sabía que en el mundo hombres y mujeres de éxito a diario cometen errores o tonterías, siempre trató de ser feliz, reía, reía a carcajadas, porque nunca fue mina antipersonal, siempre quiso ser un muchacho libre como el aire, como vagabundo o como palomo tras una hoja seca”, afirma Mora.

La Compañera Rosario expresó que esta mañana conversó con Ligia, la esposa de Vargas, quien le acompañó con lealtad de madre y compañera.

“Que Marcio, desde allá donde sabemos que llegaremos algún día, nos siga acompañando en estas rutas de luz, de vida, de amor, de verdad, de luchas y victorias. Mucho cariño a toda la familia”, expresó.

Dijo que se le rendirá un homenaje en el Teatro Nacional Rubén Darío y luego se realizará su vela en Funeraria Don Bosco. Su sepelio se realizará este martes.