La tercera feria del caballo iberoamericano abrió sus puertas al público en su segundo día de exhibición, mostrando la belleza, raza y pureza de los caballos en el Show Ecuestre Yeguada Majaloba.

En este espectáculo participaron representantes de Costa Rica, Honduras, El Salvador y por supuesto Nicaragua, 124 caballistas amantes del caballo ibero, buscan compartir experiencias y mejorar la raza de este combinado de caballos criollo nicaragüense, español y peruano.

Sergio Argüello Pereira del comité organizador, explicó que “Es una raza iberoamericana que ha venido creciendo. En la exposición tenemos hembras que son parte de esta raza en formación donde hay un híbrido, tiene alrededor de 25 a 30 años de estarlo creando a nivel Centroamericano”.

Bondades del caballo iberoamericano

Estos ejemplares tienen en su genética la nobleza, belleza, inteligencia, elegancia y temperamento que en particular Nicaragua ha logrado combinar de manera casi perfecta.

“Es un caballo fuerte, un caballo bien resistente a las enfermedades, un caballo alegre, que es bien versátil porque sirve para trabajar, para hípicos, corrida de toros, es un caballo súper ágil y sobre todo es un caballo económico, un caballo del pueblo”.

Nicaragua en los últimos años hemos empezado a exportar hacia Honduras, El Salvador y Costa Rica”, informó Arguello.

La feria que culminará este domingo 24 se está llevando a cabo contiguo al Edificio Pellas. El costo de la entrada es de 150 córdobas.

El criador Fernando Zarruk, comentó “Los nicaragüenses amamos el caballo, ustedes lo ven en todas las hípicas y este es un evento para ir mejorando la raza, del caballo iberoamericano buscamos más movimiento, más tamaño, mejor energía, belleza y resistencia”.

“Aquí tenemos ganaderos de toda Centroamérica, ellos vienen y miran al animal, es como una vitrina porque si le gusta eso pueden vender, el precio es relativo acá hay yeguas que le han ofrecido 35 mil dólares al dueño y no la ha querido vender”.

Durante la presentación de las mejores yeguas, se realizó un homenaje al señor René Rodríguez, quien fue el uno de los primeros en crear la raza iberoamericana en Nicaragua.

“Me siento muy bien, me alegro que estén reconociendo mi experiencia. Desde 1979comencè en esto de los caballos”.

Sobre la idea de crear esta raza, contó que “Yo tenía un caballo español puro y en ese tiempo no habían yeguas y yo traje cien yeguas peruanas del Perú y empecé a cruzarlas y de ahí surgió esta raza”.