Representatividad cultural, gastronomía, arte y diversión son algunos de los elementos de los que podemos disfrutar en el fin de semana al recorrer los espacios de esparcimiento y recreación que el Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional, que preside el Comandante Daniel Ortega y la Compañera Rosario Murillo, ha creado para las familias nicaragüenses en la Avenida de Bolívar a Chávez.

Jairo Aburto es un ciudadano rivense que se ha establecido junto a su familia en Managua y cada fin de semana visita algunos de estos sitios en búsqueda de diversión y recreación sana.

Cultura, gastronomía y diversión en Avenida de Bolívar a Chávez

“El que no ha venido por acá se lo ha estado perdiendo, porque esto es muy bonito, porque representa la cultura nicaragüense […] si tenemos nuestros propios bailes, comidas y artesanías […] aquí te podés comer un vigorón, beberte un tiste”, comentó Aburto.

Darling Auxiliadora López no omitió manifestar su satisfacción al contar con lugares como los tiangues y el Parque Luis Alfonso Velásquez Flores para divertirse sanamente junto a su familia, sitios donde también se encuentra plasmada la cultura nicaragüense como en el Tiangue Monimbó, donde las tardes de sábado y domingo el Torovenado El Malinche realiza presentaciones culturales.

Cultura, gastronomía y diversión en Avenida de Bolívar a Chávez

“Ahora tenemos donde salir a divertirnos en familia, podemos venir a comer, a comprar algunos productos que se necesitan en la casa”, dijo López.

El ciudadano guatemalteco, Adrián Cortez Mendoza, destacó las labores que desde el Gobierno se realizan para conservar la riqueza cultural nicaragüense a través de la instalación de espacios como estos que además de incitar a la recreación familiar representan una exposición de cada una de las tradiciones propias de los pinoleros.

Cultura, gastronomía y diversión en Avenida de Bolívar a Chávez

Por su parte, Martha Cecilia Toribio, coordinadora del Torovenado El Malinche, afirmó que las presentaciones culturales de cada fin de semana en el Tiangue Monimbó es un compromiso que como masayas han asumido acompañados del Gobierno del Frente Sandinista procurando rescatar y conservar la cultura nacional.

“Es un compromiso que tenemos con nuestros ancestros de traer todos los fines de semana una pequeña muestra de lo más tradicional que existe en Monimbó, los bailes más representativos y también la ponencia de nuestras artesanías”, sostuvo Toribio.

Cultura, gastronomía y diversión en Avenida de Bolívar a Chávez

Fátima Marín, artesana de Masaya, reiteró que los tiangues representan también una oportunidad de crecimiento económico para las familias artesanas que cada fin de semana exhiben y comercializan distintos productos a precios solidarios como artesanías en madera, la venta de vigorón, tiste y chicha, entre otros.

“Tenemos de todo un poco, güipiles, cucharas de palo, jícaras, dulces, artesanías de palo, sabanitas para tiernos, todo elaborado con nuestras manos. Tenemos una misión acá, dar a conocer nuestro producto de calidad a buen precio, sobre todo con mucho amor atender al cliente”, dijo Marín.

Cultura, gastronomía y diversión en Avenida de Bolívar a Chávez

El Parque Luis Alfonso Velázquez Flores también es tomado en cuenta por las familias al momento de decidir donde pasar la tarde de sábado o domingo, puesto que el mismo ofrece espacios para el patinaje, montar bicicleta, juegos para los niños, una pista acuática e incluso pasear en cochecito a los más pequeños.

“Está muy bueno el trabajo que ha hecho el Gobierno. Casualmente hablaba con mi esposo que este Gobierno ha hecho muchas obras de gran beneficio para la población, para las familias con sitios turísticos y sanos para distraernos con los niños, para que ellos se diviertan y nosotros podamos disfrutar del paisaje que está muy bonito”, señaló Carmen Ortega.

Cultura, gastronomía y diversión en Avenida de Bolívar a Chávez

Jesenia Flores Gómez aseguró que poco acostumbra a visitar las playas durante la temporada de verano y que el Parque Acuático ha venido a ser un sustituto para que sus cuatro hijos puedan darse un baño sin tener que preocuparse porque estos vayan a sumergirse en aguas profundas o sufrir algún tipo de insolación por la prolongada exposición al sol.

“Es muy bonito el lugar, los niños se están divirtiendo y es más fácil para nosotros vigilarlos mientras se bañan porque no tenemos que estar pensando que correrán algún peligro”, manifestó Marcela Morales Rivera.