Decenas de familias de Managua y municipios aledaños están llegando a los balnearios populares de El Trapiche y El Trapichito, ubicados en Tipitapa para refrescar el sofocante calor de la ciudad.

Las familias que ingresaron al Trapiche este fin de semana señalaron que la medida de no cobrar ningún arancel para acceder a los centros turísticos públicos es excelente, porque le permite a las familias de escasos recursos tener un momento de esparcimiento como se lo merecen.

"Esto es lo mejor que ha hecho nuestro gobierno, darnos esa oportunidad de que todos disfrutemos en estos centros turísticos como lo merecemos en familia, con seguridad", comentó Alberto Sánchez, quien llegó desde el barrio Hugo Chávez a ese destino turístico.

Mayerling García y Javier Duarte, llegaron con su familia desde temprano al trapiche.

"Este es un buen destino para venir a relajarse los fines de semana. Lo importante es tomar las cosas con calma para garantizar la seguridad de la familia", indicó García.

Por su parte, Duarte dijo que la medida de no cobro es acertada porque no todas las familias tienen la misma capacidad económica.

A medida que el día avanza, más familias ingresan al Trapiche y el Trapichito para pasar un rato agradable en ese centro turístico.

Comerciantes optimistas con las ventas

Todos los.comerciantes que llegan al Trapiche a vender sus productos se muestran optimistas con las ventas en esta temporada.

Ya sea con servicios como el de tomar fotografías y la venta de comidas, refrescos, golosinas, entre otros, los comerciantes aseguran que ya están accediendo sin restricciones al centro turístico paea realzar sus ventas.

Jakeline Ramírez, quien habita aledaña al centro turístico, comentó que ella lleva dos años vendiendo vigorón y enchiladas.

"Antes pagábamos 500 córdobas para obtener el permiso para entrar, pero ahora ya no necesitamos pagar y ese dinero ya puede quedar en la casa para mi familia", indicó.

Esperanza Potoy, quien vende inflables para los niños, comentó que las ventas están buenas y que gracias a la medida orientada por el presidente Daniel Ortega y la compañera Rosario Murillo todos los comerciantes están optimistas y positivos para este verano.

"Aquí gracias a Dios nadie nos está deteniendo, nos han abierto las puertas y eso para nosotros significa mucho porque somos madres y padres trabajadores que luchamos día a día para llevar los alimentos y la mejoría a nuestras casas y para nuestros hijos", expuso Potoy.