El Subsecretario Adjunto para Centroamérica y el Caribe de la Oficina de Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado, Francisco Palmieri, ratificó que su visita a Nicaragua tuvo el propósito de visitar uno de los proyectos que impulsa la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) en el marco de las buenas relaciones que existe con el pueblo y gobierno de Nicaragua.

Indicó que conocerá el país, a fin de entender y profundizar las relaciones bilaterales entre ambas naciones: “dos países que son muy buenos amigos”.

“Desde el principio de la administración del presidente Barack Obama hemos hablado de que nuestras relaciones en el hemisferio están basadas en el respeto y de ser buen socios, ya que siempre estamos dispuestos a buscar nuevas oportunidades de trabajar muy conjunto con los países del hemisferio y yo creo que aquí en Nicaragua estamos haciendo muchas cosas muy buenas, no solamente a través de un programa como este, sino también en otros programas que estamos trabajando”, señaló el diplomático.

Recordó que Obama solicitó al congreso 1,000 millones de dólares para promover la cooperación de Estados Unidos con las naciones centroamericanas y contribuir a la seguridad ciudadana, al desarrollo y reducir el número de ciudadanos hondureños, salvadoreños y guatemaltecos que migran a Norteamérica huyendo de los altos niveles de violencia e inseguridad.

“A través de ese programa regional sabemos que en el siglo 21, la región entera, Centroamérica tiene que participar económicamente compitiendo con diferentes áreas (regiones) y queremos ver la posibilidades de poder promover el crecimiento económico aquí en Nicaragua y también vincular a todos los países en un esfuerzo de mejorar y expandir la integración regional. Nicaragua es un país por su posición geográfica en Centroamérica es muy clave en ese esfuerzo”, indicó, Palmieri, agregando que cada país viene avanzando en su desarrollo.

A la pregunta sobre la posición del gobierno de Estados Unidos en torno al Gran Canal Interoceánico de Nicaragua, respondió que la administración de Barack Obama no tiene porque sentar una posición, pues es el algo que le corresponde a los inversionistas privados decidir si invertir o no.

“El tema del Canal es un tema económico donde va estar decidido por los inversionistas, si tiene sentido la inversión y en el siglo 21 los inversionistas internacionales requieren transparencia y entendimiento de todos los aspectos de un proyecto. Para nosotros no es importante que los Estados Unidos tome una posición, es si el proyecto es viable o no viable por la realidad de la inversión”, comentó Palmieri.

En diversas ocasiones, los presidentes centroamericanos han expresado que Estados Unidos debe invertir mucho más para mejorar los índices de seguridad y desarrollo, particularmente en los países del Triangulo Norte, dado el enorme daño que ocasiona en la región el tráfico de la droga que va en busca de su mayor mercado en el mundo, tal y como es esa nación.

ACCESS promueve la inclusión

Palmieri visitó junto a la embajadora Laura Dogu, el Hogar Zacarías Guerra, lugar en donde se impulsa el Proyecto Desarrollo de Capacidades Locales para un Servicio Integral y Sostenible de Sillas de Rueda en Nicaragua (ACCES) el que es financiado por el Gobierno de Estados Unidos a través de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID).

La visita de Palmieri se da un día después que la embajadora Dogu, hizo entrega oficial de las cartas credenciales al Presidente Daniel Ortega y a la compañera Rosario Murillo, Coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía.

“Esto es un claro ejemplo de lo que Estados Unidos está haciendo para apoyar a la comunidad con discapacidad y para promover su inclusión en la sociedad, dándole más oportunidades iguales y dándoles más acceso iguales a los servicios y a participar en sus comunidades”, destacó Palmieri.

Palmieri y Dogu, tuvieron la oportunidad de recorrer las instalaciones y conversar con los beneficiarios, personal técnico y coordinadores del proyecto ACCESS, que es una iniciativa de tres años (2014-2017) con una inversión de 9 millones de dólares que se implementa en Nicaragua, El Salvador, Kenia, India y Rumanía.

De acuerdo a Mario Sacasa de la Fundación Futuro de Nicaragua, la meta es suministrar 9,572 sillas de ruedas en el período de ejecución en estos cinco países. En Nicaragua más de 140 personas han recibido, la meta es entregar mil unidades en tres departamentos.