El pasado 7 de octubre será un día que pocos olvidarán en la ciudad de Foshan, en la provincia de Guangdong, China, al observarse en el cielo lo que parecía ser una enorme ciudad flotante que se asomaba entre los grandes cúmulos de nubes.

La extraña aparición fue atestiguada por miles de residentes locales, tanto en Foshan, como en la ciudad de Jiangxi, quienes no ocultaron su asombro al ver un grupo de rascacielos flotando por encima de ellos.

Aunque algunos piensan que se trató de un evento paranormal, expertos climáticos dijeron que el fenómeno se debió a una ilusión óptica conocida como Fata Morgana.

Fata Morgana es un fenómeno poco común, en el que, producto de una inversión de la temperatura, los objetos que se ven en el horizonte, como embarcaciones e infraestructuras, se observan alargados, estilizados o elevados.

Este tipo de espejismo puede ser visto en tierra o mar.

A pesar de la explicación, muchos creen que lo visto en China es parte de una conspiración. Una de las más sonadas es que se trata de una manifestación del Proyecto Rayo Azul.

Esta teoría conspirativa señala que los Estados Unidos, la NASA y el Club Bilderberg, eventualmente simularán con hologramas apariciones extraterrestres o religiosas, con el fin de quebrantar la conciencia y llevar a un Nuevo Orden Mundial.

Otra teoría divulgada en internet indica que podría tratarse de un vórtice temporal o un universo paralelo que se materializó brevemente en nuestra realidad.

Otro fenómeno similar ocurrió también en China en el año 2011.