Pescadores de diversas nacionalidades se dieron cita desde este domingo en Río San Juan para participar una vez más en el Torneo Internacional de Pesca, 55va edición de la justa deportiva realizada en Nicaragua.

Junto a los participantes nacionales, las delegaciones de países como EEUU, Canadá, España, Guatemala, Japón, Costa Rica, entre otros, se adentraron en el manto acuífero del Río San Juan, bajo un cielo semi-nublado y una intermitente lluvia entre ligera y moderada.

Rodeados con el verdor de la naturaleza y a la vista de animales exóticos como monos cara blanca y caimanes, los concursantes hicieron gala de gran destreza y mucha suerte para poder toparse con el sábalo real, especie de mayor puntaje y principal protagonista del evento.

El capitalino Mario Hurtado a las 9:00 de la mañana del lunes había pescado un róbalo de 25 libras.

El originario de Managua participó por sexta ocasión en una edición del torneo de pesca, pero los amigos estadounidenses que le acompañaron navegaron el río por primera vez.

Hurtado sacó el ejemplar de la hielera equipada en la lancha rápida que tripulaba y lo exhibió en alto mostrando su gran tamaño, unos 60 centímetros calculados al aire.

Al acercarse la panga que transportaba a los medios de comunicación, el pescador aseguró que la realización de este tipo de eventos es ‘magnífica’ por la oportunidad de fomentar el turismo en la zona.

"Yo creo que los muchachos de aquí de la zona de San Carlos han hecho un gran trabajo. Esperamos tener 55 torneos más", expuso muy entusiasmado de que en el país se den torneos de este nivel.

Unos kilómetros más adelante sobre el río, el guatemalteco Rodolfo Roulet, lamentó que la pesca le fuera lento, pero afirmó, que la experiencia como tal, fue igual de buena que en los 6 años anteriores en los que participó.

"Es buena pesca, el animal es muy bonito, Sábalo Real, y ustedes (los nicaragüenses) son excelentes anfitriones", agregó el miembro de una delegación conformada por 12 coterráneos.

Roulet recalcó que un elemento "especial" en el país es la seguridad. "Mis felicitaciones porque en otros países es bien difícil", añadió.

El equipo del tico Rodolfo Quezada, logró liberar uno de los tan demandados sábados reales. El resultado ¾ capturado en vídeo ¾ fue importante, pero no tan especial como esperaban luego de haber tenido rachas pobres
desde el domingo.

Sin embargo, sus resultados no opacaron el encanto que su delegación se lleva del majestuoso San Juan.

"Muy lindo claro. Se disfrutó bastante (del río) y el paisaje es precioso, la organización va bien y aquí estamos disfrutando", expresó contento.

Óscar Cárcamo, de Honduras arribó a Nicaragua para hacerle frente a la competencia con dos equipos de su patria.

"En realidad la competencia ha trascendido bastante y se vende bastante por la cantidad de peces que se encuentran por acá y la atención que le brindan a los participantes, en realidad se vende la competencia", comentó a los medios, una vez se hubo detenido para tomar un café y replantear la técnica junto a sus compañeros.

Un sábalo real saltó desde el agua huyendo de los anzuelos en la segunda lancha del equipo hondureño, en la que abordaban el resto de los colegas de Cárcamo. Esa fue, hasta ese momento, la oportunidad más cercana conquistar al animal acuático.

“Vamos a ver si cuenta como liberación, porque la verdad se golpeó mucho (el sábalo) y la verdad no lo liberamos”, dijo tímidamente con un sesgo de angustia deportiva en su cara.

Sin embargo, valoró lo “muy bien conservado” que se muestra el nicaragüense río San Juan, así como su potencial turístico.

“En realidad sería bueno que sigan bridándole el apoyo al río, la conservación de las especies. Porque eso es lo que incentiva a uno el visitar esta zona”, explicó, tomando un nuevo aire por la confianza que tiene en los esfuerzos de preservar la especie.

La suerte sorprendió a Carlos Luis Alanís Gross, originario de San Carlos pero radicado en Miami, con un Gaspar de unas 25 libras según su cálculo. Alanís Gross explicó que “su tiro” era el Sábalo, pero su recompensa del día fue este pez que se utiliza para hacer chorizos, explicó.

“Ayer (domingo) por la tarde se vio un sábalo, brincó como tres veces exactamente en el Puente Santa Fe, todo el mundo lo miró, ahí no sé si lo filmaron, pero se me fue el sábalo”, relató.

Mayoría nica

La delegada del Intur para Río San Juan, compañera Mirna Auxiliadora Robleto, explicó que en total se inscribieron 104 participantes, en su mayoría originarios de Nicaragua.

Al mismo tiempo declaró que en la modalidad infantil participaron más de 100 niños que también estuvieron presentes en el convivio dedicado a los pescadores adultos.

“Tenemos que resaltar esta pesca deportiva verdaderamente, valga la redundancia, como un deporte para ir motivando a nuestros niños, pero siempre con el respeto de pesca y liberación, sobre todo en el sábalo real”, manifestó.

Torneo veterano

El Alcalde de San Carlos, Compañero Johnny Gutiérrez, advirtió que de los 194 años de independencia que cumple Nicaragua, Río San Juan lleva 55 años realizando este popular encuentro.

“Yo creo que son momentos muy propicios, yo creo que de la mano de Dios y de la mano del Buen Gobierno del Comandante Daniel, estamos construyendo ese país que las familias se merecen”, manifestó.

Compromiso con la naturaleza

En este sentido, sostuvo que con esta nueva modalidad de pesca y liberación, se hace eco del compromiso del Presidente Daniel Ortega con el medioambiente.

“Poder seguir haciendo estos espacios, poder seguir haciendo espacios de recreación, pero con la necesidad de proteger una especie en peligro de extinción como es el sábalo real”, señaló.

De acuerdo a las autoridades locales la realización del 55 Torneo de Pesca Deportiva en Río San Juan logró abarrotar hasta su máxima capacidad la oferta de hoteles y restaurantes en San Carlos.

Durante el torneo también se buscó a los mejores pescadores en la categoría de laguneros, guapote, machaca y roncador. Todas estas categorías recibieron premios y menciones especiales.

Los competidores participaron al mismo tiempo en todas las categorías, con la diferencia de que los que buscaron sábalo real, lo hicieron exclusivamente sobre el río San Juan, desde el Malecón de San Carlos, hasta el municipio de El Castillo. En cambio, los que además buscaron otras especies, aprovecharon también el lago y el sector de Solentiname.