Los 9 ex oficiales de la Policía Nacional que fueron acusados por la Fiscalía General de la República, como los responsables de la tragedia en la que perdieron la vida tres civiles el pasado 11 de julio, admitieron los hechos que se les imputan, durante la audiencia inicial que se realizó este jueves.

Con la admisión de los hechos, los acusados renunciaron al juicio oral y público, por lo cual, la doctora Alia Dominga Ampié, Juez Cuarto Penal de Audiencia, procedió a fijar la fecha para la próxima audiencia (29 de julio), en la que se dictará sentencia e impondrán las penas a los acusados.

Cada uno de los ex oficiales que admitió los hechos ante la Juez, pidió perdón a las familias de los fallecidos y a la sociedad nicaragüense, además reconocieron que ellos en ningún momento quisieron ocasionar daños a las familias perjudicadas.

Esta audiencia inició un poco después de las diez de la mañana con la presentación de la acusación realizada por la Fiscal de Managua, Stephany Pérez, en la que detalla los hechos que acontecieron la noche del 11 de julio en el sector de las 4 Esquinas de Las Jagüitas, y que resultó en los lamentables sucesos donde fallecieron Katherine Anielka Ramírez Delgadillo, José Efraín Ramírez y Aura Marina Reyes Ramírez.

También resultaron lesionados Milton Antonio Reyes y su esposa Yelka Ramírez, así como Miriam Natasha Guzmán Ramírez, de 5 años, y Axel Reyes, de 12 años.

La Fiscalía señaló en la acusación que los ex agentes actuaron de manera negligente al disparar contra el carro en que se movilizaba la familia Ramírez, pues en ningún momento estuvieron expuestos al peligro.

Desde el inicio de la audiencia se hicieron presentes familiares de los ex policías que manifestaron su preocupación por éstos, a la vez que lamentaron la tragedia que se originó por la confusión y el error de los acusados.

“Sólo Dios sabe que mi hijo no tenía intención de matar a nadie”, exclamó una madre de los detenidos que prefirió no decir su nombre.

De igual manera, se hicieron presentes familiares de los afectados, como Richard Guevara, Ilka Ramírez, Guadalupe Borge, Waleska Ramírez, quienes pidieron la condena de los acusados y que los llevasen hasta la cárcel Modelo de Tipitapa.

Junto a las autoridades del Ministerio Público se sentó Yelka Ramírez, madre, hermana y tía de los fallecidos, junto a sus abogados acusadores, Sobeyda Manzanares y Carlos Alemán.

En la acusación se establece que el capitán Zacarías Salgado, que estaba a cargo del fallido operativo antidroga, los ex tenientes Oscar José Vargas y José Alejandro Fonseca y el ahora ex suboficial Javier Saldaña fueron imputados con los delitos de homicidio y lesiones imprudentes, exposición de personas al peligro y daños.

Mientras a los suboficiales Harrison Osmar, Augusto César Medrano, Miguel Ángel Ramos, Osman Ricardo García y Ernesto Urbina López fueron imputados por exposición de personas al peligro y daños.

Concluida la lectura de la acusación, la fiscal Pérez solicitó la prisión preventiva contra los acusados.

Tanto Manzanares y Alemán manifestaron que a los acusados debieron ser imputados por los delitos de homicidio doloso y no imprudente “porque los oficiales actuaron a título personal” cuando tomaron la decisión de disparar sin cumplir los procedimientos policiales.

Concluido los alegatos de los partes involucradas y tras un breve receso, Ampié admitió la acusación del Ministerio Público y decreto prisión preventiva contra los acusados, rechazando de esa manera la petición de los abogados defensores que en primer momento habían solicitado la retención migratoria, prisión domiciliar y presentación periódica a los juzgados y custodia policial.

Hablan los acusados y afectados

Pasadas las 2 de la tarde, el capitán Zacarías Salgado pidió intervenir en la audiencia para admitir los hechos y afirmar que esa noche nunca se tuvo la intención de matar a nadie y que todo fue producto de un error y negligencia en los procedimientos, por tanto pidió perdón a los afectados y a la sociedad nicaragüense.

“Tengo 23 años de servicio en esta institución, he servido a mi pueblo orgullosamente en esta prestigiosa institución que es la Policía Nacional que surgió del pueblo, para servir al pueblo y no dañar al pueblo, sino que vino a protegerlo. Si bien es cierto hubo ese accidente, no fue intencionalmente, no fue ninguna intención de nosotros, de ninguno de mis compañeros, ni de parte mía causarle daño a las víctimas. Les pido perdón a los familiares de las víctimas, es una situación bastante dolorosa para ellos, a como también para nosotros al darnos cuenta después de los hechos que sucedieron. Admito conscientemente y voluntariamente con toda la verdad, los hechos que el Ministerio Público me está imputando en mi caso como jefe de este grupo”, dijo el capitán Salgado al admitir los delitos que le imputaron.

Las palabras del resto de ex oficiales fueron similares.

También Ampié dio la oportunidad de hablar a la señora Yelka Ramírez, quien solicitó a la judicial imponer el peso de la ley a los acusados y no aceptar ninguna de las solicitudes de la defensa, que pidieron las penas mínimas por cada uno de los delitos, tomando en cuenta que ninguno de los imputados tiene antecedentes delictivos y no tenían intención deliberada de matar a nadie.

“Yo quiero justicia, yo quiero la pena máxima para ellos”, pidió Yelka.

Los abogados acusadores en tanto pidieron en el debate de pena imponer las condenas máximas por cada uno de los delitos y por cada una de los fallecidos en esta tragedia.

Será la judicial Ampié quien determinará la pena o condena que deberá cumplir cada acusado en este hecho lamentable que ha traído dolor a la familia afectada y también a los familiares de los acusados que están conscientes que éstos cometieron un error.