Pobladores de San Juan del Sur, se levantaron en protesta contra un grupo de supuestos inversionistas extranjeros que querían privatizar, de forma violatoria, Playa Maderas.

Haciendo valer la Ley de Costas (Ley 690), las familias sanjuaneñas, indignadas con este caso, procedieron a derribar un muro que habían construido los supuestos propietarios de esta playa.

El poblador, Orlando José Pérez, explicó que tres supuestos propietarios extranjeros, aducían haber comprado esta zona, conocida antes como ‘Los Playones’, y hoy como ‘Playa Maderas’.

“Primero comenzaron estas personas cercando con un gran muro, pero a la población sanjuaneña no le gustó, porque es la única playa que hasta el momento no ha sido privatizada”, expuso.

El poblador indicó que hicieron valer la Ley para el Desarrollo de las Costas, la cual establece, que las playas deben estar totalmente libres y de fácil acceso público.

“Querían cercar de esquina a esquina toda la playa. Querían adueñarse de toda la playa. Pero desde que el Presidente Daniel Ortega dio a conocer una ley que establece que las playas deben estar libres, entonces luchamos. Entre todos luchamos, incluso turistas extranjeros nos apoyaron”, expresó.

Explicó que incluso, las familias de San Juan del Sur, realizaron una caravana en protesta por esta privatización; y luego fueron escuchados por la Alcaldía municipal, quien de inmediato los apoyó.

“Nosotros aparte que cuidamos las playas, protegemos los árboles. Este es un lugar muy visitado por turistas”, indicó.

Por su parte, el poblador Joselino Bermúdez, explicó que estos extranjeros querían privatizar la playa, meter maquinaria y demoler todos los árboles.

“La población de San Juan del Sur, no lo permitimos. Vino la Alcaldía, con instrucciones del Presidente Daniel, a demoler el muro. Y se logró. No es bueno que la playa la cierren. El Gobierno había decretado que todas las playas son del pueblo”, manifestó.

Las familias que se opusieron a la privatización de Playa Maderas, destacaron que esta zona es de mucho provecho para los pescadores locales, los jóvenes que practican el surf y los turistas locales y extranjeros.