La Policía Nacional continúa desarrollando el Plan de Fortalecimiento de la Seguridad Ciudadana en los centros educativos de la capital.

En el colegio Rubén Darío del Distrito IV de Managua, se efectúan acciones que garantizan la tranquilidad de estudiantes, maestros, padres de familia y de todo el barrio San Luis, donde se ubica este núcleo escolar.

Entre medidas que están tomando las fuerzas del orden están la vigilancia y patrullaje, la lucha contra las drogas, la regulación del tránsito y la estrecha colaboración con la comunidad.

El paso peatonal de Carretera Norte, ubicado a unos 200 metros del colegio, es muy usado por los estudiantes, de tal forma que al momento de la entrada y la salida, los agentes de tránsito se desplazan al sector para facilitar el trato preferencial al estudiantado.

Muy cerca del colegio está el Parque Rubén Darío donde anteriormente llegaban jóvenes y hasta alumnos a consumir drogas. En este sentido, de acuerdo a la Jefa de Sector, oficial Edith Hernández, se coordinaron esfuerzos tanto con las autoridades del Colegio Rubén Darío como con el Maestro Gabriel, para erradicar esta problemática.

“Se han encontrado estudiantes consumiendo (droga), se ha dado entrega formal a los padres de familia, y se ha llegado a una acto de acuerdo con ellos mismos para que ya no anden en ese índice delictivo”, detalló Hernández.

Resultados a la vista

Para la Directora del Colegio, profesora Gloria Segura, los resultados del plan han sido muy fructíferos, gracias a la presencia policial.

La profesora señaló que como una forma de apoyar el trabajo de la Policía, se les ha pedido a los estudiantes evitar quedarse en las afueras del centro, a lo que hay que agregar una seria de capacitaciones enmarcadas en el Plan de Seguridad Cuidadana.

Los padres de familia consultados se mostraron conformes con el trabajo de la Policía, pues según destacan, les llena de mucha tranquilidad saber que sus hijos cuentan con el debido resguardo mientras están fuera del hogar.

“Esta perfecto, los niños y aún los padres nos sentimos seguros de que ellos estén pendientes”, dijo María Calero.

“En el semáforo ellos (los agentes) siempre están atentos para que los niños no tengan ningún problema”, añadió esta madre de familia.

Cero asaltos

En años anteriores se reportaron asaltos en las afueras de algunos centros educativos. Con el despliegue de la Policía Nacional, hoy este delito se ha prácticamente eliminado.

“Creo que está bien que vengan los policías para que nos cuiden a la hora de la salida”, aseguró Hernaldo Mejía, estudiante de Séptimo Grado.

En el colegio Rubén Darío estudian 2 mil 515 estudiantes.