Pobladores de la colonia Maestro Gabriel y de otros barrios aledaños participaron de la Misa de Miércoles de Ceniza, oficiada por Monseñor Bismarck Carballo, cura párroco de la Iglesia Espíritu Santo.

Esta celebración litúrgica marca el inicio de la Cuaresma en el mundo católico. Monseñor Carballo pidió a la feligresía a no tener miedo de expresar su fe católica, pero también les invitó a promover la solidaridad para con las personas desposeídas y con necesidades. Lamentó que en algunas regiones del mundo se esté asesinando a cristianos por el hecho de profesar el catolicismo.

"La palabra de Dios pone la fuerza en tres elementos que deben estar presentes en la Cuaresma: la oración, el ayuno y la caridad. No hay manera de vivir la Cuaresma si no ponemos fuerza en estos tres elementos", señaló el prelado.

Agregó que en ese tiempo íntimo debemos dejar hablar a Dios, ya que muchas veces oramos con muchas palabras y no guardamos silencio para escuchar al Señor. Esta celebración cuaresmal se realiza en todas las Iglesias Católicas de nuestro país.

Cuaresma también es solidaridad

Dijo que en torno a la penitencia, en estos nuevos tiempos el ayuno agradable al Señor es “desatar las cadenas injustas, es pagar el salario justo y cumplir con nuestras responsabilidades y alguien que vive la cuaresma y se vuelve un ser insolidario estaría atentando gravemente con el espíritu de la fe”.

“Este tiempo es para estar en comunidad con Dios y con todos los hermanos unidos. Las reflexiones de Monseñor Carballo nos invitan a acercarnos a Dios, estar más unidos con nuestras familias, a tener fe”, manifestó doña Melba Peña, luego de recibir la bendición y la imposición de la Cruz de Ceniza.

En tanto subrayó que la Cuaresma es el tiempo en que debemos de recordar lo que Jesucristo hizo por el mundo, que nos enseñó a perdonar y que dejemos el odio y el rencor.

“En nuestro casa la celebramos con el sumo respeto, porque realmente es tiempo de recordar a Jesús, lo que hizo con su pasión y muerte, aprendió a perdonar a la gente que le hizo daño”, manifestó Ana Sofía Monterrey.

El señor José Cabezas Báez, subrayó que la cuaresma es para vivirla en oración y en ayuno, para vivir un acercamiento profundo con Dios “porque es el dueño de nuestras vidas, de polvo sos y en polvo nos convertiremos y tenemos que estar en esta cuaresma unidos en familia, como hermanos”.

Vale destacar que las familias que participaron en esta ceremonia litúrgica, llegaron en punto de las seis de la mañana, para escuchar las reflexiones hechas por Monseñor Carballo, quien en varias ocasiones citó palabras del Papa Francisco en relación a este periodo cuaresmal.

La Cuaresma es una experiencia de conversión para todo el pueblo cristiano que, a ejemplo de Jesús, reflexiona sobre su propia realidad y se dispone para la acción de Dios que le seduce nuevamente y lo lleva a vivir plenamente el proyecto de vida propuesto por el Maestro.

La Iglesia Católica inicia hoy, con el Miércoles de Ceniza, el tiempo litúrgico de la Cuaresma en el que, durante 40 días y a través de la vivencia del ayuno, la oración y la limosna, los fieles se preparan para la Semana Santa en la que se actualizan los misterios de la Pasión, Muerte y Resurrección del Señor Jesús.