Con el fin de continuar la lucha para combatir al mosquito transmisor del dengue y el virus del Chikungunya, Aedes Aegypti, el Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional que preside el Comandante Daniel Ortega Saavedra, a través del Ministerio de Salud (Minsa) continúa desarrollando jornadas de abatización, fumigación y eliminación de criaderos en los barrios de Managua.

Más de 16 mil viviendas es la meta a visitar en el Distrito I de Managua durante esta primera jornada del año, y en búsqueda de cumplir con esa tarea brigadistas de salud recorrieron las casas del barrio Batahola Sur en la mañana de este miércoles y de esa manera continuar con la labor de eliminar los criaderos del mosquito Aedes aegypti.

Pero para cumplir con esta misión tan importante de garantía de la salud de las familias nicaragüenses es necesario el apoyo de la población, quienes deben permitir el ingreso de los brigadistas para que estos revisen los patios de sus casas, abaticen los recipientes que contienen agua y eliminen cualquier objeto que pueda convertirse en un potencial criadero.

“Lo que queremos es la aceptación y cooperación de la población para que no haya muchas casas cerradas y anuentes, […] entonces hacemos el llamado que dejen entrar a sus hogares a los brigadistas de salud, porque tratamos de hacer las cosas bien para servirle mejor a la población para vivir sano, limpio y bonito, que le den la importancia al esfuerzo que hace nuestro Gobierno para garantizar la salud a las familias nicaragüenses”, expresó Abelardo Enrique Artola Robleto, jefe de brigada del Centro de Salud Francisco Morazán.

Artola enfatizó la importancia de la cooperación de los y las nicaragüenses, quienes también pueden contribuir en la erradicación del dengue cepillando con regularidad las paredes de las pilas y barriles donde se almacena agua, cambiar el agua dos veces por semana, permitir el ingreso de los brigadistas a sus casas y que no desechen el abate que se les aplica a los recipientes, dado que éste no es perjudicial para la salud humana, es un órgano clorado-fosforado que dura 60 días en los depósitos con agua.

“Yo pienso que debemos ser firmes con esto de que las personas deben abrir las puertas de sus casas a los brigadistas de salud, porque así podremos acabar con el mosquito del dengue y el virus del Chikungunya, porque de nada sirve que entren a algunas casas y a otras no, porque en esas casas que se niegan a recibir a los brigadistas podría haber mosquitos que luego van a entrar a las otras casas”, declaró la pobladora Tomasa Orozco, quien también hizo un llamado a los demás nicaragüenses a hacer todo lo posible por cooperar con los brigadistas amarrando a sus perritos, en caso de tenerlos, para que el personal del Minsa pueda realizar su labor en plena tranquilidad.

Karla Silva valoró positivamente la jornada desarrollada por el Minsa de cara a garantizar la salud de las familias, y llamó a sus vecinos a abrir las puertas de sus casas para los brigadistas realicen su trabajo, labor que permitirá que todos podamos tener salud y no exponernos a los mosquitos.

“Creo que si el famoso zancudo pica a uno, está picando a todo mundo y si no abrimos las puertas para que entren los brigadistas creo que no estamos haciendo nada, porque si revisaron en mi casa y en otro lugar no lo hacen, entonces va a pasar que el zancudo se va a mantener en el barrio yendo de casa en casa porque unos se niegan a recibir a los brigadistas y creo que todos debemos ser conscientes y dejarlos entrar para que no se extienda esta enfermedad”, dijo Luisa Emilia Suarez.