La Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) se erige en importante motor en la nueva de los procesos de integración en Latinoamérica, afirmó hoy el secretario ejecutivo del bloque, Bernardo Alvarez.

En declaraciones al diario Ultimas Noticias, recordó que el mecanismo surgió como una opción al Área de Libre Comercio para las Américas (ALCA), con vistas a dar una respuesta diferente a los problemas del desarrollo.

Al hacer un balance del ALBA en una década de funcionamiento, Alvarez aseveró que en términos de inclusión social, de la soberanía política y la búsqueda de un mundo pluripolar, ha jugado un papel vital.

Todos los sistemas latinoamericanos de integración han puesto en ella la coordinación de los asuntos sociales, además de reconocer a la alianza como una fuerza política que tiene principios y muchas fortalezas en sus planteamientos, dijo. Gracias a su funcionamiento, agregó, se revirtió el tema de la exclusión y la marginalidad, lo cual se refleja en el incremento del Producto Interno Bruto (PIB) de los nueve países que la conforman en el 23,9 por ciento respecto al 2005.

Además, más de 7,5 millones de personas atendidas en salud (Misión Milagro, con discapacidad y operaciones en el Cardiológico Infantil), unido a casi cinco millones de alfabetizados, dijo.

Respecto a la cumbre de diciembre, adelantó que uno de los elementos centrales va a ser el relanzamiento de todo el aspecto económico de desarrollo del ALBA.