El Presidente de la República, Comandante Daniel Ortega Saavedra, felicitó al Presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, en ocasión de celebrarse hoy su cumpleaños número 52.

El Comandante Daniel envió una carta al mandatario venezolano para transmitirle sus felicitaciones y las de todo el pueblo nicaragüense. A continuación texto íntegro de la misiva:


Managua, 21 de Noviembre de 2014

Querido Hermano Nicolás
Presidente, Compatriota, Camarada, Compañero :


Te escribimos, pensando tanto en Vos, en Ustedes, como cada día pensamos, como cada día pedimos, a Dios, a la Virgen, a todos los Espíritus Grandes, a Chávez, Eterno, al Doctor José Gregorio, a Sandino, a Martí, a todos, como cada día, te decía, les pedimos Vida, Salud, y Fuerza, para Vos, para Cilia, para [email protected] [email protected] de la Dirección y la Militancia del PSUV, para el Pueblo noble, valiente, formidable, de Venezuela.

Llegar a un Aniversario más del Nacimiento, és especial para todos los Seres Humanos, pero más todavía para alguien como Vos, que tiene sobre sus hombros y en su corazón tanto Compromiso, tanta Batalla, tanta Convicción de Victoria. Nicolás, Hermano, te toca cada día, cada hora, cada minuto, renacer en el Camino insoslayable de la responsabilidad, de la Lucha, del Amor, del Alma.

Estos son Tiempos complejos, complicados, a veces confusos, pero Tiempos Nuestros, al fin. El Tiempo en el que nos corresponde sembrar, cultivar, cosechar, reviviendo cada día entre las Llamas Sagradas de la Consagración. Vos llevás en tu Misión el Legado, la Mística, la Fortaleza, la Bravura, de Chávez. Por algo, que él muy bien intuía y sabía, te designó y eligió Hijo Suyo, y te puso al frente de todas las Batallas, en la seguridad de que irías alcanzando, Victoria tras Victoria.

Estos son Nuestros Tiempos. La Página en blanco, la Página a medio llenar, la Página llena, “con la carabina, disparando Auroras”, como le tocó a Carlos Fonseca, como le tocó al Comandante Eterno. Como le sigue tocando, porque en Vos, Nicolás, está Chávez. Y Chávez és Nicolás, y Nicolás és Pueblo, y Presidente y Camarada, y Obrero, y Dirigente, y Conductor de su Pueblo, guiándolo con Luz de Eternidad, a través de todos los desiertos... Llegarán-llegaremos a la Tierra Prometida, te lo aseguramos, nosotros que sabemos de Éxodos y de Retornos... Tanto que nos habló Chávez de todos los Retornos !

Nicolás, Hermano, Cilia, Hermana, avanzamos a la Revolución. Nuestros Pueblos son Dueños de su Historia y Arquitectos de su Liberación... És nuestro el Porvenir, en Patria Grande, en Patria Nuestra, en Libertad, Dignidad, Fraternidad... Todas las Banderas Libertarias nos cobijan, la Patria és Libre... Vencer y Vivir, a cada paso !

Desde esta Nicaragua que tanto les ama, reconoce y valora, te escribimos para Vos, para Cilia, en la Hermandad del Alma Revolucionaria y en el Signo y la Señal que para mí, para Rosario, tiene esa Unión en-tre Venezuela y Nicaragua, donde Sandino y Bolívar nos reunieron a ella y a mí, en destino y privilegio de Apostolado, de Liberación, de Triunfos.

Compartimos con Ustedes todos los Caminos, todos los Desafíos, todas las Circunstancias. Aquí estamos, Nicolás, Hermano, [email protected] Sandinistas en una sola vibración con la Revolución Bolivariana, [email protected] de que la Victoria, las Victorias, son nuestras.

Hermano Presidente, Camarada, Compatriota, Compañero, te abrazamos y pedimos a Dios, a la Virgen, a todos los Espíritus Superiores, larga Vida para Vos, y la Realización de todos tus Sueños, que son los Sueños de las Familias venezolanas.

Con el Amor invariable, y la Alegría de saberte cerca, a Vos, a Cilia, a toda tu Familia, Oraciones, Abrazos, y todo lo demás.


Daniel Ortega Saavedra