Decenas de trabajadores y funcionarios del Poder Judicial, así como de otros poderes del Estado e instituciones nicaragüenses, brindaron el último ¡Hasta Siempre! a la Magistrada Ligia Molina Argüello, quien fue recibida con sonoros aplausos, tras llegar el cortejo fúnebre hacía su entrada a la Corte Suprema de Justicia.

En el lobby de la Corte Suprema de Justicia, el cuerpo de la magistrada Molina, cuyo féretro fue cubierto con las banderas de Nicaragua y del Frente Sandinista de Liberación Nacional, la esperaban el pleno de magistrados, el canciller Samuel Santos, la Directora de la Policía Nacional Primer Comisionada Aminta Granera, la Alcaldesa de Managua Daysi Torres, y los miembros de la Asociación de Jueces de Nicaragua (Ajumanic) y la Juventud Sandinista, todos rindiendo homenaje.

El magistrado Francisco Rosales Argüello en nombre del Poder Judicial, brindó palabras haciendo un llamado a “recordar a Ligia como una mujer alegre, simpática. Como una mujer que sabía reír, que sabía llorar, pelear y dar la batalla”.

“Esa mujer que en el día a día en la Sala Constitucional y la Sala Civil tenía sus aristas y particularidades. Era una dama de hierro que sabía ejercer su autoridad y sabía imponer su criterio. Pero también sabía reír. Es a esa Ligia a la que nosotros queremos recordar”, apuntó Argüello.

“También nos deja como legado el Código de Ética, el Código Procesal Civil, sus sentencias recogidas en los boletines judiciales y en los criterios jurisprudenciales de la Sala Constitucional y las sentencias. Recordemos a Ligia como una mujer alegre, simpática y agradable”, finalizó el doctor Rosales Argüello.

En tanto, el magistrado presidente del Tribunal de Apelaciones de Managua, doctor Gerardo Rodríguez Olivas, expresó “hay discursos que uno jamás quisiera pronunciar, como este del día de hoy frente al féretro de una colega, de una amiga, de una servidora pública, de una mujer entregada con tesón a su trabajo jurisdiccional, nuestra hermana Ligia Victoria Molina Argüello”.

“Intempestivamente nos deja sin avisarnos, pero como dijo Mandela: “la muerte es algo inevitable. Cuando una persona ha hecho lo que él considera como su deber para con su pueblo y su país, puede descansar en paz”, aseguró el magistrado Rodríguez Olivas.

La Juventud Sandinista hizo un pronunciamiento el cual fue leído por el compañero Walter Sobalvarro, quien afirmó “te vamos a recordar como una compañera incansable, de fuerte tesón para cumplir con muchos méritos las tareas institucionales encomendadas, como el Código de Ética y el Código Procesal Civil”.

“La recordaremos como una mujer determinante, humana e íntegra, que prestó un valioso servicio a Nicaragua”, dice el comunicado de la Juventud Sandinista.

El presidente de la Asociación de Jueces y Magistrado de Managua, doctor Julio César Arias Roque, expresó que “a la doctora Ligia Molina nos unieron lazos de trabajo y de amistad, donde conocimos sus exigencias, sus crítica severas para que realizáramos una buena labor”.

El doctor Arias Roque señaló que Ajumanic Managua se planteó dedicarle la última actividad de fin de año a cinco compañeros por sus méritos profesionales, entre esa lista la encabezara la doctora Ligia Molina Argüello.

Concluido el homenaje a la magistrada Ligia Molina, el cortejo fúnebre partió hacia el cementerio Jardines del Recuerdo ante lágrimas y rostros compungidos de trabajadores y funcionarios del Poder Judicial. Antes del homenaje en la Corte Suprema de Justicia, a la magistrada Ligia Molina se le hizo una misa de cuerpo presente en funeraria Sierra de Paz.