La empresa tecnológica HP no se podía quedar fuera del creciente mercado de la impresión 3D y ha mostrado su propia tecnología para revolucionar la impresión, al menos en el ámbito industrial.

Su funcionamiento se basa en la tecnología Multi Jet Fusion de HP, y es una mezcla entre las impresoras de extrusión, y las impresoras de inyección de tinta convencionales.

Según la propia empresa, la impresora va depositando capas completas de material de manera horizontal, posteriormente le aplican colores y agentes para definir las propiedades finales del material y finalmente calientan la capa para que se fusione todo el material y se solidifique, quedando adherido a las capas anteriores.

La impresora es capaz de depositar 350 millones de gotas de material por segundo con una precisión de 20 micrones.

Esto permite aumentar enormemente las velocidades de impresión respecto a otros sistemas, además de permitir piezas con una alta precisión y alta resistencia.