Al amanecer del 14 de septiembre del año 1856, unos 300 filibusteros comandados por el estadounidense Byron Cole, pretendieron apoderarse de la Hacienda San Jacinto para abastecerse de víveres y ganar territorio.

Unos 100 soldados, dirigidos por el nicaragüense General José Dolores Estrada y 60 indios flecheros de Matagalpa lograron derrotarlos.

Esta gesta patriótica pasó a la historia, por eso son miles de turistas nacionales y extranjeros los que cada año recorren el Museo Hacienda San Jacinto.

Karla Méndez, coordinadora del Museo, explicó que “la hacienda está abierta todo el años de martes a domingo de 8:30 de la mañana a 4:00 de la tarde. Nuestra temporada fuerte es el mes de septiembre donde vienen alrededor de 35 mil alumnos y turistas”.

Durante un recorrido por la histórica Casa-Hacienda San Jacinto, estudiantes de los diferentes centros escolares visitaban los alrededores, se subían al cerro, y recorrieron las tres salas; la sala de historia, la sala de símbolos patrios y la sala de herramientas y héroes de la batalla.

Humberto Rivera, guía de la Hacienda, explicó que “en la sala de historia tenemos el cuadro de la batalla de San Jacinto, cuadro pintado por Luis Bergara; una maqueta que representa a los grupos en posición de ataque y las armas que son rifle de baqueta, revolver colt y bayoneta”.

Yajaira Arauz García, profesora del colegio Rafaela Herrera, comentó que este tipo de visita es importante porque “los alumnos no se quedan solo con la teoría que enseñan en la sección de clases, ellos aquí vienen a relacionarse con cada uno de los hechos históricos que han sucedido”.

Yasleidi García, estudiante del colegio Rafaela Herrera relató lo que ha aprendido en la clase de historia de Nicaragua sobre los hechos acontecidos en la hacienda.

“En este sitio se dio la batalla de San Jacinto que fue el 14 de septiembre de 1856 donde los filibusteros salieron derrotados por los nicaragüenses. Los filibusteros querían tomar las tierras, pero no pudieron porque todos se unieron y los derrotaron”.

La joven estudiante Cecia Judith Robles Gaitán, del colegio Gaspar García de Tipitapa, dijo que estar en la hacienda San Jacinto “es muy importante porque resaltamos la historia que dejaron nuestros antepasados. Nos damos cuenta de la importancia de nuestros héroes y patriotas”.

Como parte de las jornadas Nicaragua Mía, celebrando las fiestas patrias no se está cobrando la entrada a estudiantes, a turistas nacionales y a extranjeros.