Las variantes climatológicas a las que se enfrenta nuestro país debido a la presencia del fenómeno de El Niño y el cambio climático hace que en varios departamentos de Nicaragua la situación con relación a la ausencia de lluvia varíe, tal es el caso de las comunidades ubicadas en los municipios del departamento de Matagalpa, donde por algunos días se han presentado leves precipitaciones que han favorecido el proceso de cultivo de hortalizas, frijoles y maíz en su mayoría.

En la comunidad de Aranjuez, municipio de Matagalpa, la producción de zanahorias, ayote, repollo, chayotes, papas y otras hortalizas no ha sido afectada en su totalidad por la sequía, tomando en cuenta que la altura y la abundante presencia de árboles han favorecido la permanencia del clima fresco y la caída de lluvias, componentes fundamentales para el cultivo de las mismas.

Otro de los factores que vale la pena destacar en esta situación es la disposición de los agricultores quienes nunca han perdido en interés por sacar adelante sus cosechas aun cuando hay presencia del fenómeno del niño.

“Gracias a Dios en este sector no ha parado de llover, es cierto que la sequía está latente pero aquí las cosechas no han parado, no hemos tenido grandes pérdidas, no hemos hecho uso de sistemas de riego porque las lluvias están constantes pero en el caso de que la sequía llegase hasta esta zona estamos consientes de que debemos implementar sistemas de riego para enfrentar la situación” manifestó Luís Lanzas.

“Sabemos que no podemos pelear en contra de la naturaleza, sin embargo debemos de iniciar a cuidar nuestras montañas y las zonas de amortiguamiento, porque es deber nuestro educarnos y enseñarles a nuestros hijos el cuido del medio ambiente para que por más años tengamos este recurso que hoy nos permite continuar con nuestras cosechas” añadió.

Las lluvias registradas en la zona son favorables no solo para los productos que están cosechando actualmente, sino para la preparación de la tierra para el periodo de siembra de postrera, por ello los productores de Aranjuez se encuentran listos para iniciar el próximo periodo.

“La lluvia ha estado constante y eso gracias a Dios nos ha ayudado a la cosecha de nuestras hortalizas, nosotros sembramos papa, brócoli, repollo, lechugas y papas, la cosecha ha estado buena, los suelos están buenos y eso nos va a ayudar para la siembra de frijoles ya para el mes de Noviembre, la idea es sembrar al igual que en otros años y de esta manera garantizar nuestros alimentos” expresó Alejandra López.

Productores de San Ramón con expectativas para los próximos meses

Las esperanzas de que el invierno retome su actividad en los próximos meses continúa presente en los productores del municipio de San Ramón, quienes a pesar de la escases de las precipitaciones han cosechado frijoles, no en cantidades iguales a la de años anteriores pero sí lo suficiente para la alimentación de sus familias y el almacenamiento de semillas para la siembra de postrera.

Durante un recorrido por esta zona, nos encontramos con la familia Bravo, quienes lograron cosechar la cantidad de frijoles necesaria, además señaló que una parte del producto obtenido será comercializada a buen precio.

“Logramos recoger 12 quintales por manzana sembrada, la verdad es que la falta de lluvia nos afectó un poco pero el resultado obtenido es parte del esfuerzo con el que trabajamos. Es cierto que en otros lugares las familias perdieron la cosecha entera pero nuestra dinámica de trabajo nos ayudó mucho. No podemos quejarnos de esta cosecha y así mismo esperamos que el maíz nos brinde los frutos suficientes” expresó Omar Bravo.

“Este frijol lo distribuimos de forma que podamos vender una parte, así mismo dejamos para nuestra comida y también para sembrar en el periodo de postrera, siempre debemos de garantizar las cosechas venideras y una buena alternativa es guardar semillas” añadió.

La siembra de frijoles negros, es una de las alternativas productivas que están desarrollando los productores de San Ramón, tomando en cuenta que este grano requiere de menos cantidades de agua para su producción, además contiene mayor cantidad de nutrientes.

“El año pasado decidimos sembrar una manzana de frijoles negros y los resultaron fueron buenos, por eso este año la experiencia ha sido mayor porque es una semilla que requiere de poco agua y por eso la sequía no ha afectado mucho en su cultivo, si bien es cierto los rendimientos no son los esperados pero se pudo cosechar, logramos sacar cuatro quintales por manzana y es rentable, ya que tiene aceptación en el comercio y es muy nutritivo para nosotros” destacó Jaime Dávila.

De esta manera, los productores de nuestro país se encuentran desarrollando otras alternativas de cultivo, poniendo en práctica sus conocimientos ancestrales y la clara intención de mantener viva la cultura de agrícola que siempre ha sido uno de los principales motores del desarrollo económico de nuestro país.