La Compañera Vicepresidenta de Nicaragua, Rosario Murillo, se dirigió a las familias nicaragüenses tras finalizar el acto en conmemoración al XII aniversario del paso a la inmortalidad del Comandante Tomás Borge Martínez.

Se refirió que son "actos de compromiso, de mística, donde no es el mito, ni la magia, sino la realidad de la Revolución, la que nos fortalece el corazón".

Enfatizó la Compañera Rosario que "de verdad, cada uno de estos actos uno siente esa fuerza, la fuerza del pueblo heroico, la fuerza de los pueblos heroicos, la fuerza de los héroes y de los mártires, el ejemplo, el legado y el compromiso con toda esa sangre santa, a quien debemos todos, porque de verdad esta es una causa justa, de amor, de luz; pero además, una causa por lo que han dado todo, tantos que podemos seguir dando todos y seguir regando este inmenso jardín que es nuestra patria donde, no pudieron, ni podrán".

A CONTINUACIÓN LAS DECLARACIONES COMPLETAS DE LA COMPAÑERA ROSARIO MURILLO:

Recalcó que "no pudieron arrancar todas las frutas, no pudieron detener las floraciones, las primaveras y en esta Nicaragua que vive de eternas primaveras, aquí estamos, todos juntos caminando en la esperanza, en la certeza, en la plenitud de horizontes que se construyen, no solo desde ese aliento inmenso de nuestros héroes, de nuestros mártires, sino del aliento inmenso de todas las familias nicaragüenses que vivimos, que vibramos, que cantamos, que amamos a nuestra Nicaragua bendita y que somos paz".

La Compañera Rosario Murillo envió "un gran abrazo a todos los trabajadores nicaragüenses, sin paz no hay trabajo, la paz es seguridad, la seguridad es trabajo, la seguridad es estabilidad, la seguridad es patria y porvenir como la queremos, como la soñamos, como la estamos nosotros ratificando todos los días. Defendemos la paz, somos combatientes de la paz y el amor, vamos adelante porque es nuestro el porvenir".