SEIS AÑOS DE COMBATE FRAGOROSO POR LA PAZ Y EL BIEN

A SEIS AÑOS DEL BRUTAL ATAQUE AL PUEBLO NICARAGÜENSE CON EL INTENTO FALLIDO DE GOLPE DE ESTADO, SEGUIMOS TRANSFORMANDO NICARAGUA...

LA PAZ ES
NUESTRA MAYOR RIQUEZA
Y NUESTRA MÁS GRANDE VICTORIA !!!

En Nicaragua nos sentimos contentos, agradecidos con Dios y orgullosos de consolidar cada día, paso a paso, la Paz y el Bien Común, porque somos Familias Alegres, somos Pueblo de Paz, convencidos de que es en Paz y como Herman@s que vamos a seguir transformando Nicaragua.

NO PUDIERON, NO PUEDEN Y NO PODRÁN !!!

Entre abril y julio de 2018, la oligarquía capitalista nicaragüense, sectores de la Iglesia Católica, partidos políticos minoritarios de extrema derecha, medios de comunicación manipuladores, dizque intelectuales y grupos políticos disfrazados de Organizaciones No Gubernamentales, asociados a la delincuencia y el crimen organizado, con financiamiento de instituciones del gobierno norteamericano, junto con la presión de los Estados Unidos, la Unión Europea, algunos Gobiernos como los organizados en el ahora inexistente "Grupo de Lima", y organismos internacionales que responden al imperialismo mundial, como la OEA y la CIDH; fueron los puntales del Intento Fallido de Golpe de Estado (IFGE), donde el Pueblo nicaragüense fue sometido a 3 meses continuos de terror, atacando violentamente la estabilidad física, emocional, financiera y social de las familias nicaragüenses.

En esos meses oscuros, el sanguinario golpismo a través de los Tranques de la Muerte, como les llamó el Pueblo, provocó Violaciones al derecho a la libre circulación de la población; Alta inseguridad Ciudadana; Obstrucción de vías públicas y del transporte de carga y pasajeros a nivel nacional e internacional, con la paralización del comercio; Destrucción, robos, incendios y saqueos a infraestructura productiva y de servicios públicos y privados; Secuestros, Extorsiones, Violaciones, Torturas y Asesinatos.

Ese Intento de Golpe de Estado alteró la Paz, la Seguridad y la Estabilidad Económica, dejando como resultado lo siguiente:

• 198 personas fallecidas, de las cuales 22 eran miembros de la Policía Nacional (20 Hombres y 2 Mujeres). Además, resultaron 1,240 personas heridas con armas de fuego, de las cuales 401 eran miembros de la Policía Nacional (nunca, nadie, en tiempos de Paz, ha hecho tanto daño a la Policía Nacional). Esto dejó al descubierto que no hubo protesta pacífica, sino un intento de derrocamiento por la vía violenta del Gobierno legal y legítimamente constituido.

• 18 Instituciones del Gobierno, las Alcaldías Municipales y 3 Universidades, reportaron daños y destrucción en su patrimonio. Los daños directos por las acciones terroristas ascendieron a US $206.5 millones, de los cuales US $174.2 millones se concentraron en la destrucción parcial o total de edificios y otras infraestructuras (84.4% de los daños totales).

• El secuestro del país provocó la destrucción de 140,995 empleos formales adscritos al INSS, provocando frustración y más sufrimiento a las familias, y fueron culpables del empobrecimiento de las familias vinculadas a la actividad turística, de comercio y construcción (entre ellas aproximadamente el 80% eran MIPYMEs), lo que generó una drástica reducción en la capacidad de consumo de las familias.

• Reducción de los ingresos por cotizaciones al INSS por US $110.1 millones entre 2018-2019, lo que puso en riesgo el pago puntual a 281,567 pensionados, con una pensión promedio mensual en ese momento de C$9,574, lo que para la mayoría de los trabajadores adscritos a la Seguridad Social representaba el único ingreso para el sustento de su hogar.

• Pérdidas de US $1,340 millones en los flujos de la inversión extranjera directa entre 2018-2019, lo que tuvo implicaciones negativas en la generación de empleos y las exportaciones; esto estuvo íntimamente relacionado con una reducción de más del 30% en la ejecución de inversiones en los sectores productivos.

• Pérdidas de US $640 millones en concepto de ingresos por el turismo internacional entre 2018-2019. Las actividades económicas que más resintieron el brutal acto del golpismo en 2018 fueron hoteles y restaurantes, construcción, comercio, créditos y ahorros, transporte y comunicación, entre otras.

• Como resultado del hostigamiento, presiones y manipulaciones del golpismo, en 2018 el sistema financiero perdió depósitos de las familias, pequeñas y medianas empresas y agentes económicos, por US $1,512 millones, y una contracción del crédito por US $762.3 millones. Por otra parte, el Banco Central de Nicaragua vio mermarse las reservas internacionales de l@s nicaragüenses por más de US $500 millones. Todo ello representó un duro golpe a la estabilidad macroeconómica del país.

Con el objetivo de paralizar la ruta de crecimiento, progreso y transformación, en medio de la década de mejor desempeño económico de nuestra historia, el golpismo terrorista provocó pérdidas englobadas en la economía nacional por US $22,361.7 millones entre 2018-2023, lo que es equivalente al impacto de 28 Huracanes ETA e IOTA, 11 Pandemias o 3 Huracanes Mitch, y solo comparado con el Terremoto de 1972.

Y como continuidad del intento de golpe, se arreciaron las campañas agresivas de los Estados Unidos y sus aliados para que Nicaragua no pueda acceder a financiamientos externos. Entre 2018-2021 afectaron la firma de 26 Proyectos por US $1,418.3 millones, equivalente a 1.4 veces el Programa de Inversión Pública del 2023. Esto provocó que el país pasara de una contratación promedio de préstamos de US $819.44 millones entre 2014-2017 a US $291.09 millones.

Sin embargo, gracias a Dios, Nicaragua es un Pueblo Laborioso. Gracias a ese trabajo dedicado, abnegado, de todos los días, con mucha Inteligencia y Talento, y dada la fortaleza de la economía nacional, hemos recuperado la senda de crecimiento.

La firme voluntad del Presidente de la República, Comandante Daniel Ortega, y de la Vicepresidenta Rosario Murillo, de marcar el inicio de una nueva década histórica de buen desempeño en lo económico y lo social, con beneficios para Tod@s, ha permitido que del 2021 a la fecha, con el esfuerzo abnegado de productores, campesinos, emprendedores, comerciantes, exportadores y demás agentes socioeconómicos, se han superado con creces la mayoría de las pérdidas y daños ocasionados por el criminal intento fallido de golpe de estado, con números extraordinariamente superiores, lo que demuestra la derrota estratégica del golpismo.

En esta Patria de Darío, de Sandino, de Carlos, de Tomás, de Daniel, y de los miles de Héroes y Mártires de todos los tiempos; hemos alcanzando un crecimiento económico acumulado de +18.7% entre 2021-2023, proyectándose en 2024 un año más de excelente desempeño socioeconómico.

Esto permitirá seguir construyendo más carreteras, electrificación, hospitales, escuelas, centros tecnológicos, viviendas, sistemas de agua y saneamiento, puertos y aeropuertos. También, seguiremos ejecutando los programas sociales y apoyando la producción, el turismo y el comercio. Todo ello, para seguir combatiendo la pobreza y creando más oportunidades para tod@s en todos los ámbitos.