Miles de familias de diversas regiones de Nicaragua y visitantes de otras nacionalidades se deleitaron este domingo de Resurrección, aprovechando el penúltimo día de las vacaciones de verano durante la Semana Santa.

El balneario de La Boquita, situado a unos 70 kilómetros al sureste de la capital nicaragüense en la costa del Pacífico, continuó recibiendo a numerosos veraneantes que llegaron de todas partes del país.

Algunos optaron por darse un refrescante baño en las aguas salobres del océano Pacífico, mientras que otros disfrutaron de una variedad de delicias marinas disponibles en los restaurantes locales.

playa

Léster Salinas, proveniente de Masaya junto con su esposa, compartió que eligieron este destino para experimentar la naturaleza y escapar del bullicio urbano.

Entre melodías de marimba en uno de los numerosos restaurantes del balneario, Xiomara Calero, también de Masaya, alentó a las familias a visitar La Boquita para relajarse y liberarse del estrés.

Javier Bermúdez, quien no visitaba La Boquita desde hace 22 años, decidió pasar las vacaciones con su extensa familia, especialmente niños y adolescentes, destacando la limpieza del balneario y la seguridad proporcionada por las autoridades.

playa

En otro restaurante cercano al mar, Wilbert Espinoza de Managua disfrutó junto a su familia de un baño en el océano y de los diversos platillos marinos disponibles.

Desde Nandaime, Carlos Meneses y su esposa llegaron también para deleitarse con la gastronomía local y escapar de la rutina diaria.

Playa Casares

A 73.6 kilómetros de Managua se encuentra Playa Casares, otro destino conocido por su pesca, donde muchos residentes locales acuden a bañarse en el mar.

Vidal Baltodano, un pescador de 72 años, destacó el aumento de la actividad pesquera durante la Semana Santa para satisfacer la demanda de productos marinos.

José Tomás Hernández, vendedor de raspados en Casares desde hace 40 años, mencionó que aunque el lugar es más grande que La Boquita, la mayoría de los visitantes son compradores de productos marinos.

playa

playa

playa

playa

playa

playa

playa

playa

playa