El presidente ruso, Vladímir Putin, visitó este domingo una iglesia de la residencia presidencial de Novo-Ogaryovo, en los alrededores de Moscú, para honrar la memoria de los fallecidos en el ataque terrorista de este viernes en la sala de conciertos Crocus City Hall.

Como parte del homenaje a las decenas de víctimas, el mandatario encendió una vela dentro del recinto religioso.

Putin se pronunció este sábado acerca del atentado que deja hasta el momento 137 muertos y más de 150 heridos. En su discurso calificó el tiroteo de "sangriento y bárbaro atentado terrorista" y afirmó que se prestaría la ayuda necesaria a todas las familias afectadas.

Por otro lado, subrayó que los organismos correspondientes "harán todo lo posible para establecer todos los detalles del crimen" y que los responsables "recibirán su justo e inevitable castigo".

Los cuatros terroristas sospechosos de estar directamente implicados en el ataque fueron detenidos en esa misma jornada en la provincia rusa de Briansk cuando intentaban huir a Ucrania. Este domingo fueron llevados a la sede del Comité de Investigación de Rusia para ser interrogados.