La Asamblea Nacional con una mención especial que estuvo a cargo de la diputada Angela Espinoza, Presidenta de la Comisión de Educación, Cultura, Deportes y Medios de Comunicación, rindió homenaje al 44 aniversario de la realización de la Cruzada Nacional de Alfabetización que inició un 23 de marzo de 1980.

"Levantando barricadas de cuadernos y pizarras el 23 de marzo de 1980 iniciamos la más grande epopeya educativa de nuestro país, una verdadera insurrección cultural, una verdadera revolución cultural, la gran Cruzada Nacional de Alfabetización Héroes y Mártires por la Liberación de Nicaragua", dijo Espinoza.

Esta hazaña educativa fue una reivindicación del pueblo nicaragüense, que estaba proyectada desde antes del triunfo de la Revolución Popular Sandinista.

Recordó que desde el programa de la Junta de Gobierno de Reconstrucción Nacional, dado a conocer en julio de 1979, anunciaba que se iba a iniciar una Cruzada Nacional de Alfabetización para erradicar el analfabetismo, una herencia del somocismo.

"El 21 de agosto, apenas unas semanas después del triunfo de la Revolución Sandinista, en el decreto número 52 se estableció que toda persona tiene derecho a la educación, declarando de interés social la alfabetización", resaltó la diputada sandinista.

Espinoza agregó que el analfabetismo a que sometió el dictador Anastasio Somoza Debayle al pueblo, fue una forma más de dominación que implementó para perpetuar las desigualdades sociales y económicas que se vivieron en esa época.

“Solo con una Revolución pudo darse la alfabetización. El Comandante Daniel en el acto de conmemoración del 41 aniversario de la Cruzada Nacional de Alfabetización, resaltó el valor y la importancia para la humanidad que tiene la alfabetización. Expresó que la Cruzada Nacional de Alfabetización, obra del pueblo nicaragüense y fruto de la Revolución Popular Sandinista, es un aporte de infinito valor en la lucha de los pueblos contra la esclavitud, porque ser analfabeto es ser esclavo, expresó nuestro Presidente Comandante Daniel”, destacó la legisladora sandinista.

A inicios de 1980 se hizo el llamado al pueblo, a los docentes, a los brigadistas, a la militancia sandinista a sumarse a esta epopeya educadora, y la respuesta fue grande, todos se sumaron a convertir la oscurana en claridad. A este esfuerzo se sumaron ciudadanos y ciudadanas de países amigos solidarios con la Revolución Popular Sandinista.

La Gran Cruzada Nacional de Alfabetización permitió reducir el analfabetismo de un 50.3 por ciento a un 12.9 por ciento, hecho que fue reconocido por la Unesco. A esta gran cruzada se movilizaron 95 mil 582 brigadistas que se integraron al Ejército Popular de Alfabetización (EPA) para llevar el Pan de la Enseñanza a 406 mil nicaragüenses que aprendieron a leer y escribir.