En el marco de la celebración a la Virgen Inmaculada Concepción de María, los pequeños comerciantes de la capital de la revolución, comienzan a prepararse desde sus hogares para la elaboración de los dulces tradicionales, los cuales son repartidos en los altares marianos de los leoneses como “gorras”, y se dan después del habitual grito: “Quién Causa Tanta Alegría?”, por lo que ellos responderán: “La Concepción de María!”.

Como ejemplo de tan arduo trabajo que realizan los pequeños comerciantes en la venta de dulce, está don Paulo Hernández, quien es adulto mayor y que en este tiempo que se acercan las fiestas en honor a la virgen, ya comenzó a prepararlos desde las 4 de la mañana para ir al Molino.

Además, manifestó que él aprendió a hacer dulces por su mamá, “desde chavalo he andado en las calles y ahora es que entrego aquí para que vayan a vender”.

Entre los dulces tradicionales que ese hogar prepara está la cajeta de leche, níspero, huevo chimbo, pan de rosa, cajeta de coco y de papaya.

Preparación de los dulces es de forma tradicional

“Tengo que preparar el maíz, después que voy al Molino, lo desbarato para ponerlas en el fuego, pongo el perol, le agrego azúcar y después la leche”, detalló Hernández, quien también señaló que cada uno de esos dulces son a un córdoba.

Además comentó que entrega el producto a dos pequeñas comerciantes ubicadas en el mercado central Raúl Cabezas Lacayo.

Asimismo, hizo un llamado a la población a “que compren los dulces tradicionales”.

Por su parte, Jessenia Rojas Hernández, quien labora con su tío Paulo desde hace dos años en la elaboración del dulce, aseguró que “he aprendido a menear cajeta y como cortar un dulce, entre otras cosas”.

Agregó que la tradición no va a morir, “porque la gente busca bastante el dulce, así que invito a la gente a que aprenda a hacer sus dulces y que nos compren estos deliciosos dulces que gracias a Dios este año tenemos bastante demanda”.

Virgen con más de 100 años

Según don Paulo Hernández, quien tiene una virgen a base de madera, que le dejó su mamá al morir, manifestó que “celebran a la virgen Concepción de María en su hogar, ubicado de La Estatua del Indio, 1 Cuadra al sur, Calle “Las Alfombras”, y celebramos la gritería y ocho días después le realizamos el rosario”.