DISCURSO DEL PRESIDENTE VLADIMIR PUTIN
CEREMONIA DE APERTURA DEL III FORO INTERNACIONAL “UNA FRANJA, UNA RUTA”

¡Querido Presidente Xi Jinping, querido amigo!
¡Señoras y señores!

En primer lugar, quisiera agradecer al Presidente Xi Jinping de la República Popular China la invitación a participar en el Tercer Foro Internacional "Una franja, Una Ruta".

Este foro tiene lugar bajo el signo del décimo aniversario de esta [iniciativa] presentada por el señor Xi Jinping - una iniciativa verdaderamente importante, global, orientada al futuro y dirigida a dar forma a un mundo multipolar más equitativo, [sistema de] relaciones. Es un plan verdaderamente global.

Estoy de acuerdo con el Presidente chino en que la idea china de "Una franja, una ruta" encaja lógicamente en los esfuerzos multilaterales para fortalecer la interacción creativa y constructiva en toda la comunidad mundial.

Hemos señalado en repetidas ocasiones que Rusia y China, al igual que la mayoría de los Estados del mundo, comparten el deseo de una cooperación igualitaria y mutuamente beneficiosa con vistas a lograr un progreso económico y un bienestar social universales sostenibles y a largo plazo, respetando al mismo tiempo la diversidad de civilizaciones y el derecho de cada Estado a su propio modelo de desarrollo.

La iniciativa "Una franja, una ruta", basada en estos principios básicos, encaja bien con los procesos de integración que se están desarrollando en varias regiones. También está en consonancia con las ideas rusas de crear un circuito de integración que garantice plenamente la libertad de comercio, inversión, trabajo e infraestructuras interconectadas.

Está en consonancia con nuestra conocida propuesta de formar una gran asociación euroasiática como espacio de cooperación e interacción entre personas de ideas afines, en la que se entrelazarán diversos procesos de integración: Una franja, Una Ruta, la Organización de Cooperación de Shanghai, la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) y la Unión Económica Euroasiática, que Rusia está desarrollando con éxito junto con sus socios del espacio postsoviético.

Cabe destacar que existe un acuerdo específico entre Rusia y China sobre el desarrollo paralelo y coordinado de la Unión Económica Euroasiática y el programa "Una franja, una ruta", y se está aplicando un acuerdo no preferencial sobre comercio y cooperación económica entre los Estados miembros de la Unión Económica Euroasiática y la República Popular China. Se ha creado una comisión conjunta para aunar esfuerzos en la aplicación de dicho acuerdo. En febrero de este año se adoptó una hoja de ruta detallada que, entre otras cosas, prevé el establecimiento de una cooperación entre la Unión Euroasiática y China en el ámbito de la política comercial y la digitalización de los circuitos de transporte.

También debo señalar que el programa de integración en su sentido más amplio forma parte integrante de la estrategia de desarrollo nacional de Rusia y del fortalecimiento de nuestra soberanía económica, tecnológica y financiera, la modernización y la expansión de las infraestructuras.

Hace un momento, el Presidente de la República Popular China se ha referido a esta evolución en diversas regiones del mundo. Estimados colegas, amigos, me gustaría mostrarles lo que se está haciendo en la Federación Rusa en este ámbito. Espero y supongo que esto es importante para muchos participantes, incluidos los que asisten al acto de hoy, porque Rusia es el país más grande del mundo en términos de territorio, y la conectividad de todos los socios a través de nuestro territorio es de gran importancia para todos nuestros socios y amigos.

Mencionaré solo algunos de nuestros prometedores planes, que ya están empezando a aplicarse en la práctica y complementan armoniosamente otros proyectos de infraestructuras en Eurasia, incluidos los promovidos en el marco de la iniciativa "Una franja, una ruta", y juntos nos permiten crear un marco unificado de transporte y logística y diversificar los flujos de carga mediante entregas más eficientes, fiables y seguras.

Por ejemplo, en la parte europea de Rusia, estamos formando un corredor internacional Norte-Sur -el Presidente chino también lo mencionó- que unirá los puertos rusos del Báltico y el Ártico con los puertos de las costas del Golfo Pérsico y el Océano Índico. A lo largo de toda la ruta -desde nuestra norteña ciudad de Murmansk hasta la ciudad iraní de Bandar Abbas- habrá, como dicen los expertos, conexiones ferroviarias sin fisuras.

Otro meridiano de transporte de Norte a Sur pasará por la región rusa de los Urales y Siberia. Sus elementos clave son la modernización del tramo central del ferrocarril transiberiano, incluido el ferrocarril de Siberia Occidental en el territorio de nuestras regiones -la región de Omsk, Novosibirsk, Kemerovo, las regiones de Tomsk y el territorio de Altai-, todas ellas regiones de Siberia en Rusia. También la construcción del Ferrocarril Latitudinal del Norte, como lo llamamos - otra línea ferroviaria con acceso a los puertos del Océano Ártico y la Península de Yamal en el norte del Territorio de Krasnoyarsk de Rusia - y un nuevo ferrocarril de Siberia del Norte desde el Distrito Autónomo de Khanty-Mansiysk de Rusia hasta su unión con nuestra mayor red ferroviaria, el Ferrocarril Transiberiano y la Línea Principal Baikal-Amur.

Al mismo tiempo, estamos trabajando con nuestros socios extranjeros para construir rutas ferroviarias desde Siberia Central hacia el sur, en dirección a China, Mongolia y los puertos de los océanos Índico y Pacífico.

Por último, estamos planificando otro corredor desde el Ártico hasta el Sur, en Extremo Oriente, y sus elementos también se están formando. Entre ellos figuran una línea ferroviaria de BAM a Yakutia, puentes sobre el Lena y el Amur -se trata de enormes ríos siberianos-, el ferrocarril del Pacífico, la modernización de las autopistas y la creación de terminales de gran calado en el tramo oriental de la Ruta Marítima Septentrional.

Todos estos corredores de transporte de Norte a Sur -en la parte europea de Rusia, en Siberia y en Extremo Oriente- abren la oportunidad de conectar directamente, integrar la Ruta Marítima Septentrional con los grandes centros logísticos del sur de nuestro continente, en la costa de los océanos Índico y Pacífico.

En cuanto a la Ruta Marítima Septentrional, Rusia no se limita a ofrecer a sus socios que utilicen activamente su potencial de tránsito. Permítanme decir más: estamos invitando a los países interesados a participar directamente en su desarrollo, y estamos dispuestos a proporcionar una navegación fiable por el hielo, comunicaciones y suministros. A partir del año que viene, la navegación de los buques de carga sobre hielo a lo largo de toda la Ruta Marítima Septentrional será anual.

La creación de las mencionadas rutas logísticas y comerciales internacionales y regionales refleja objetivamente los profundos cambios que se están produciendo en la economía mundial, el nuevo papel que desempeñan los países de la región Asia-Pacífico, el Sur global y otros centros de crecimiento y desarrollo.

Teniendo esto en cuenta, Rusia, que presidirá el próximo año el BRICS ampliado, ha presentado una iniciativa para establecer una comisión permanente sobre logística del transporte en el marco de esta asociación, que, con la participación de los miembros del BRICS, los países socios de nuestra asociación y otros estados interesados, podría ocuparse del desarrollo de los corredores internacionales de transporte en su totalidad.

Debo añadir que estos temas también se discuten en la Semana del Transporte, que se celebra anualmente en Moscú. Invitamos a los expertos de sus países, queridos amigos, a participar en el próximo foro de este tipo que se celebrará a mediados de noviembre en la capital rusa.

Para concluir, quisiera expresar mi confianza en que la iniciativa "Una franja, una ruta" y las prioridades rusas que acabamos de exponer, así como las propuestas constructivas y más valientes de otros países, incluidos los que participan hoy en el foro, permitirán encontrar soluciones colectivas y verdaderamente eficaces y resolver problemas regionales e internacionales verdaderamente importantes y acuciantes.

Queridos colegas, amigos: Cada uno de nosotros, cuando inicia una gran empresa, espera, por supuesto, que tenga éxito. Pero, por supuesto, con semejante envergadura mundial iniciada por el Presidente de la República Popular China hace diez años, francamente hablando, es difícil esperar que todo salga bien. Nuestros amigos chinos están teniendo éxito. Nos alegramos mucho de estos éxitos, porque nos conciernen a muchos de nosotros. Ahora sólo el Presidente de la República Popular China ha esbozado todo un programa de nuevas acciones, constructivas, encaminadas a un resultado común.

Quiero desear éxito a la República Popular China, al Presidente de la República Popular China en la realización de sus planes, a todos nosotros éxito en la realización de los planes y todo lo mejor.

Gracias por su atención.