En el barrio Tierra Prometida se inició una nueva jornada de lucha antiepidémica, donde los brigadistas del Ministerio de Salud (Minsa) se dedicaron a visitar las viviendas, para destruir criaderos de zancudos y brindar recomendaciones de cómo prevenir las enfermedades vectoriales.

En total se visitaron 1 mil 145 viviendas de esta comunidad que apoya a los trabajadores de salud, permitiendo el ingreso a sus hogares para que puedan realizar las tres acciones fundamentales: destruir criaderos, depositar abate en pilas y barriles, y recomendar que deben mantener limpios los patios.

“Siempre le recomendamos a la población mantener limpios los patios, mantener los recipientes donde almacenan el agua tapado y si no pueden tapar las pilas, hay que estarlas cepillando constantemente para que el huevo del zancudo no reviente y se desarrolle la larva del zancudo”, dijo la doctora Maybel García, Responsable de Epidemiología del Centro de Salud Edgard Lang.

Resaltó que productos como el abate o el BTI tiene un tiempo de efectividad de 60 días en las pilas o barriles, por tanto pidieron no eliminarlos.

“Lo que pedimos a la población que nos abran las puertas de los hogares y mantengan limpios, son medidas que van a ayudar a prevenir estas enfermedades, eso es lo principal”, agregó García.

Los ciudadanos Miguel Espinoza, manifiestan que estas jornadas que impulsan los trabajadores de la salud, es una muestra más de la preocupación del Gobierno Sandinista, por medio del Minsa, para acabar con la población vectorial y prevenir las enfermedades.

“No hay nada mejor que prevenir las enfermedades y la voluntad que tiene este Gobierno de resolver nuestros problemas y nosotros debemos contribuir a resolver también los problemas, porque la responsabilidad es compartida. El Gobierno nos da las herramientas y nosotros debemos ocuparlas para cuidarnos y prevenir las enfermedades”, señaló Espinoza.