Este próximo 19 de abril será la primera conmemoración del Día Nacional de la Paz, instituido por la Asamblea Nacional el pasado domingo. Ante esta importante ocasión, la Vicepresidenta Compañera Rosario Murillo, refirió que la Paz es la Victoria del pueblo nicaragüense frente a la pobreza.

"Ayer nuestra Asamblea Nacional expuso los motivos, fundamentó por qué se declara el 19 de abril en nuestra Nicaragua Día Nacional de la Paz. Y fue una brillante exposición de la directiva de la Asamblea Nacional, de los diputados y del compañero diputado Filiberto Rodríguez en la sesión plenaria. Brillante, decimos, porque representó y representa ese documento histórico, el sentir de las familias nicaragüenses", dijo.

"Para nosotros la Paz es nuestra victoria. Esta es la semana, el mes, el tiempo, los tiempos para celebrar la Paz. Somos familia, somos pueblo de Paz y decimos la Paz nuestra victoria, convencidos de que es en Paz y como hermanos que vamos adelante, un modelo de protagonismo del Pueblo que es Presidente, que quiere avanzar contra la pobreza y que sabe, porque sabemos que la Paz es la victoria contra la pobreza, la Paz es nuestra victoria. Una vida con derechos, una vida con bienestar, una vida tranquila, segura, una vida para trabajar y prosperar. ¡La Paz, nuestra victoria!, ¡La Paz, vida, esperanza y realidad de nuestra Nicaragua bendita!", indicó.

La Vicepresidenta también se refirió a la Ley aprobada este lunes, en la cual la Asamblea Nacional declara héroes nacionales a los caciques Diriangén y Nicarao.

"Y hoy 17 de abril, cuando se cumplen 500 años del inicio de la resistencia indígena en nuestro país, esa resistencia que se dio contra el imperio invasor. La Asamblea Nacional aprobó la ley que declara héroes indígenas de nuestras luchas antiimperialistas al Cacique Diriangén y al Cacique Nicarao. Esas son las y los nicaragüenses. Rebeldes frente a la injusticia, al afán de imponer, de someternos, de saquearnos, rebeldes frente a los imperios que con todos sus medios han pretendido y no lo han logrado, no pudieron ni podrán aplacar o aplastar el alma insurrecta, pero además amante de la concordia y de la justicia, del pueblo nicaragüense", dijo.

Agregó: "Somos un pueblo de Paz. Si nos provocan se altera la Paz, si pretenden someternos, imponernos, dominarnos, allí estamos con la fe en alto, y cuando decimos fe es alma, es espíritu, es eso que tenemos cada uno de nosotros dentro y que no puede representarse con símbolos que adulteran la espiritualidad. No es la espada, no es una cruz manoseada, adulterada, no, la Cruz de Cristo es otra cosa, por eso nosotros decimos que somos cristianos, que somos socialistas, que somos solidarios, porque creemos en el mensaje redentor y en la práctica justa, solidaria, fraternal del cristianismo verdadero que no manipula, que no utiliza para, precisamente apagar almas la cruz, no es esa la Cruz, la Cruz de Cristo es la redención, es la salvación, es el amor, es la justicia, es la verdad, es la Paz".

"Así que estamos contentos de estar iniciando esta semana con la declaratoria de Héroes Indígenas, de nuestras luchas antiimperialistas, de nuestros ancestros y de nuestro carácter nicaragüense, es lo mismo, el Cacique Diriangén y el Cacique Nicarao representando ese carácter indomable de los nicaragüenses que si somos gente de paz, somos gente de bien y sí sabemos oponernos a la injusticia, al crimen, a todo lo que conocemos de los imperios y a todo lo que hemos rebatido de los imperios. Y bueno, todos han sido expulsados siempre de nuestras tierras sagradas, esa es Nicaragua, así es nuestro pueblo, vivimos la alegría de la concordia y del bien común. Gracias a Dios, estos son tiempos de Paz, de derechos, tiempos de liberación, tiempos para la libertad, el decoro, tiempos para la soberanía, tiempos para confirmar que Nicaragua está hecha de vigor y de gloria y está hecha para vivir libre, sin sometimiento, sin dominio, como familia, como hermandad, como fraternidad", expresó.