A China y Nicaragua los separan miles de kilómetros de mar, pero las personas que viven cerca de estos volcanes en uno y otro país tienen mucho en común, pues se han valido de la sabiduría de la vida para preservar sus "montañas de oro y plata”, y vivir en coexistencia armoniosa con la ecología volcánica local.