A través de una presentación de más de 60 proyectos al jurado calificador para mostrar la calidad, innovación, creatividad y originalidad de sus productos, así se desarrolló este sábado el IV concurso de creatividad e innovación de Nicaragua Emprende en su segundo día.

En esta premiación en la categoría Tecnología innovadora para la producción el ganador fue “Incubadora de huevo”; la categoría productos agroindustriales innovador el ganador fue “Camriv” y en la categoría productos autóctonos con alto valor creativo y cultural, el ganador fue “mueblería Robles”.

La ministra del Mefcca, Justa Pérez, destacó que estas estrategias son impulsadas por el Buen Gobierno que preside el comandante Daniel Ortega y la compañera Rosario Murillo, un concurso que forma parte de la plataforma y esfuerzos que impulsa Nicaragua Emprende.

“Durante estos 4 años hemos visto desfilar una cantidad de propuestas, ingenio, de creatividad, de formas de presentarse a resolver los desafíos que se presentan en esta querida Nicaragua”.

Compartió que los ganadores son de Chinandega, Carazo y Masaya reciben un premio mil dólares por cada ganador.

“Hemos asumido el compromiso de acompañar esos proyectos y hacerlos parte de nuestra plataformas y respaldo como gobierno”, agregó la titular de Mefcca.

Mencionó que, antes en este concurso los participantes presentaba la iniciativa de ideas y prototipos. Lo novedoso de este año, es que ahora estos productos ya se están vendiendo en los mercados.

Con su producto “Camriv”, la joven Yahoska Rivera y Angy Campo de Chinandega recibieron el diploma del primer lugar en la categoría productos agroindustriales e innovadores.

“Participamos en la categoría de agroindustria con nuestro proyecto “Camriv” en el que ofrecemos una salchicha de pescado innovadora, elaborado de carne de pescado de tilapia y laurel. No contiene preservantes, ni sales de nitrito, ni nitrato, ni colorantes artificiales”, detalló Angy Campo.

El producto tiene 5 meses de estar produciendo y de comercializarlo en Chinandega y Chichigalpa. Surgió por un plan de negocio de la universidad y decidieron ponerlo en practica por ser una propuesta innovadora.

Las jóvenes emprendedoras son estudiantes del tercer año de Ingeniería de Agroindustria de los Alimentos y es su primera vez que participan en un concurso tan importante.

Con el apoyo económico que recibieron de este concurso, planean tecnificar y mejorar su producto, garantizando más calidad.