La Cantante Estadounidense Katy Perry, ofreció un concierto el pasado 22 de octubre en las vegas, mientras daba su espectáculo el ojo derecho de la reina de los outfit se atascó parpadeando en pleno concierto. Este momento fue captado por los celulares de los espectadores, el cual se hizo viral y preocupó a todos sus fans al verse notablemente contrariada por un párpado que se le caía y que ella misma intentaba que volviera a su lugar sin conseguirlo.

A seis días de lo ocurrido esto ha sido alarmante y sus seguidores han hecho todo tipo de especulaciones: podría ser un derrame cerebral, un indicio de parálisis facial o un ictus, según las peores predicciones. Sin embargo, parece que es una afectación que la propia Katy ya conoce y que no es nada nuevo en su historial.

Cuando era jurado en el programa American Idol, ella habló de "los problemas con sus ojos", apoyando a uno de los concursantes, que se presentó con un sombrero de grandes dimensiones para disimular una anomalía en su ojo. "Yo también tengo problemas con mi ojo derecho. Lo llamo el ojo inquieto", le dijo, por lo que es una afección que ya le había pasado antes.

Katy se contradice, confesando en un video compartido en sus redes sociales que el momento estaba planeado. Al anunciar su nueva tanda de conciertos de 2023, la superestrella de la música escribió: "¡Dando la bienvenida a todos mis terraplanistas, a los que creen que el espacio es falso, a los que dicen que las aves no son reales y que el cielo no es azul, para que vengan a ver mi truco del ojo de la muñeca rota en la vida real en Las Vegas el próximo año!".

Hasta el  momento se desconoce ciertamente si esto fue algo planeado o realmente la famosa cantante sufre de algun trauma o crisis de estres pues hasta el momento esta tiene en agenda una larga lista de conciertos para los proximos meses.