La Compañera Rosario Murillo, Vicepresidenta de Nicaragua destacó que agosto es un mes de mucha celebración tradicional y de muchas fiestas conmemorando epopeyas como la Gloriosa Cruzada Nacional de Alfabetización.

La Compañera Rosario recordó que este mes es la fundación de la juventud, además “esa gesta heroica de Pancasán, millón de veces heroica, nicaragüense de honor y gloria, que hemos luchado a lo largo de nuestra historia por vivir tranquilos, con derechos, venciendo la pobreza que es lo que hay que trabajar para vencer todos los días, y consolidando la paz”.

“Aquellos tiempos, cuánto amor a Nicaragua, cuánta dedicación, cuánta entrega, cuánta pasión, cuánta aspiración y cuántos sueños, de una Patria Libre que hoy tenemos, que hoy disfrutamos y que hoy defendemos”, recalcó la Compañera Rosario.

Refirió que la gesta heroica de Pancasán se conmemora a finales de agosto y luego las Fiestas Patrias, “¡Nicaragua bendita y siempre libre, y siempre más allá profundamente espiritual, Nicaragua que no profana sus símbolos sagrados, Nicaragua que es reiteramos, cristiana, socialista y solidaria. De fe, gran fe, potencia de la fe que es amor, familia que es el corazón de todos nosotros, y comunidad!”.

Convicciones cristianas

La Compañera Vicepresidenta en esta línea se refirió a que hoy 4 de agosto se está celebrando todo este recorrido de Santo Domingo en los barrios de Managua “celebrándonos en unidad para la prosperidad, alrededor de todos los temas de importancia vital, salir de la pobreza es de convicciones cristianas, realmente cristiana, vencer la pobreza es esencia del cristianismo, el amor al prójimo y el deseo, el trabajo, la aspiración, el sueño hecho realidad de que todos juntos vayamos adelante, viviendo mejor y alcanzando estos nuevos días, protagonizando, ahí si, porque es el pueblo bendito, protagonizando estos nuevos días, de canto, de flores, de música, esa música que se escucha en la risas de los niños, esa música  que está compuesta por la alegría y la algarabía de todos los festejos, esa música que vemos y oímos salir de las escuelas, vemos y oímos salir de los centros de salud, de los hospitales, donde las familias reciben la atención que merecen, esa es la lucha verdadera, ese el rostro, el divino rostro del Buen Pastor. El Buen Pastor que va guiando, que va garantizando y que garantiza el bien común, y en eso estamos trabajando, bendecidos, prosperados y en victoria”, finalizó.