La Compañera Vicepresidenta Rosario Murillo, lamentó y expresó sus condolencias a la familia del Maestro Arnoldo Guillén quien pasó hoy a otro plano de vida.

Como todo en la vida hay tristezas, hay alegrías, hay dolores, hay vigores, hoy supimos del tránsito a otro plano de vida, por un infarto se nos fue Arnoldo Guillén, el Maestro, que estuvo en la Escuela Nacional de Bellas Artes, donde lo llevó el Maestro Rodrigo Peñalba”, recordó la Compañera Rosario Murillo.

“Nació en Ometepe, allá en Moyogalpa, y allá van sus familiares con él y con su cuerpo físico al sepelio el día de mañana, falta que ellos nos digan cómo quieren que sean las honras fúnebres, hora, programa”, dijo.

Expresó: “Para nosotros es una pérdida, pero es también una alegría de tener alguien como Arnoldo allá al lado del Padre y procurando siempre lo mejor para su patria bendita y para su pueblo bendito”.

Este pueblo de amor, que no lo olviden los que hablan de discordia, los que se atreven a hablar de discordia, en esta patria de cariño y de amor a Dios sobre todas las cosas”, comentó.

Eso sí es amor a Dios, amarnos entre nosotros. No puede haber amor a Dios en quienes a pesar de que alcen objetos que son sagrados, pero de verdad se deshonran en algunas manos, no hablan en nombre de Dios, hablan en nombre del diablo, de satán, de Lucífer, de verdad, por eso decimos, allá adónde está Arnoldo, allá que es pura luz, puro amor, ese espacio celeste, ese espacio divino, allá estará hablándole al Padre, hablándole al Hijo, hablándole al Espíritu Santo de este amor que crece en nuestra Nicaragua bendita”, continuó.

Dijo que además “su espíritu está aquí en tantas esculturas, en tantos retratos, en tantas obras de arte que nos deja, de inspiración divina. El mayor retratista de Darío, de Sandino y luego, el año pasado, su última obra, ese extraordinario mural de los héroes nacionales que está ahí en el parque central de Managua”.

Allí junto a los Comandantes, al Coronel Santos López, a Carlos, a Tomás, ahí están todos los héroes nacionales de la mano laboriosa, amorosa e inspiradora de victorias de Arnoldo Guillén, enfatizó.

Hemos propuesto a su familia que ahí se lleve a Arnoldo, frente a ese momunumento y que se canten los himnos de nuestra Nicaragua bendita y el himno de la lucha y las victorias del pueblo nicaragüense. Ahí, frente a los grandes héroes de la patria. No le decimos adiós, decimos hasta siempre, porque allá en el siempre, estamos todos y estaremos todos reunidos siempre más allá”.

Abrazos a toda la familia, a doña Mayra, a todos sus hijos, nietos, a todos, en inmenso, infinito amor fraternal y cristiano y en solidaridad profunda en este día y en estas horas en que lo despedimos cantando, cantándole al amor de los amores”, concluyó.