La Catedral del Fútbol Mundial, el Wembley Stadium de Inglaterra, vivió una intensa final de la Eurocopa 2020.

Inglaterra e Italia disputaron una inolvidable final que al terminar 120 disputados minutos terminó empatada 1 gol y que se tuvo que definir por penales.

Los dirigidos por Gareth Southgate abrieron el marcador, a tan solo 1 minuto 57 segundos de juego. El lateral izquierdo del Manchester United, Luke Shaw concretó el gol más rápido en una final de Eurocopa.

Luego de la anotación inglesa, los italianos empezaron a dominar el partido, con mayor posesión de balón y oportunidades de anotar, algo que lograron a los 66 minutos de partido con el defensor de la Juventus F.C., Leonardo Bonucci.

Así terminó el tiempo reglamentario y los 30 minutos extras, llegando a la definición del nuevo Campeón de Europa por penales.

Ya en la ejecución desde los 11 metros, Inglaterra falló 3 de sus 5 penales, mientras los italianos solo fallaron 2. El recién contratado arquero del PSG de Francia, Gianluigi Donnarumma fue la figura al atajar 2 penales (Sancho y Saka).

Así, Italia obtiene su segundo Eurocopa, la anterior la conquistó en 1968 en un torneo que se jugó en su propio país.