La Misión Permanente de Nicaragua ante la Organización de los Estados Americanos realizó este jueves 8 de julio un encuentro virtual con Amigos de la Solidaridad en Estados Unidos.

Entre los participantes se encontraban miembros de Code Pink, Task Force on the Americas, Peace Action New York State, líderes del FMLN en Washington, Foro de Sao Paulo, Council of Hemispheric Affairs, Resistencia de Brasil, corresponsales en Estados Unidos de Sputnik, Grayzone, Telesur y amigos residente en el área metropolitana de Washington DC.

Durante el encuentro el Compañero Luis Alvarado, Embajador de Nicaragua ante la OEA, manifestó que el Pueblo de Nicaragua sigue alzando la bandera de la dignidad en medio del ataque mediático, político y económico impulsado por Estados Unidos. “Defendemos la Paz y el Decoro Nacional como el Tesoro más preciado que tiene el Pueblo nicaragüense que conoce en carne propia el flagelo de la guerra. Es por ello que defendemos la Estabilidad y la Seguridad Ciudadana y la de nuestras fronteras, y somos un muro de contención del narcotráfico y el crimen transnacional organizado”.

El Embajador Alvarado recordó que pese al poderío de Estados Unidos, Nicaragua ha demostrado que la verdad está de su lado y que esto fue ratificado por la Corte Internacional de Justicia. “Los Estados Unidos de América están en la obligación de indemnizar a la República de Nicaragua por todos los daños causados a Nicaragua al violar el Tratado de amistad, comercio y navegación entre las partes, suscrito en Managua el 21 de enero de 1956”.

El Representante de Nicaragua ante la OEA denunció que “Esta historia de agresiones se repite por lo que denunciamos y condenamos la política injerencista, de chantaje, retorsión y aplicación de medidas coercitivas ilegales a través de las llamadas sanciones en contra de Nicaragua, que no son otra cosa que agresiones del gobierno norteamericano y la Unión Europea en contra de ciudadanos nicaragüenses”.

Durante el encuentro los participantes expresaron su Solidaridad y respaldo al Pueblo de Nicaragua, agradeciendo la oportunidad de poder sostener un diálogo franco, abierto y fraterno.