Los grandes medios de comunicación han vuelto a poner el foco en Nicaragua. El próximo 7 de noviembre se llevarán a cabo Elecciones Generales en el país y las televisiones, radios y prensa escrita y digital que conforman el oligopolio mediático están calentando el ambiente para desconocer los resultados y cantar fraude.

Acusan al gobierno de Daniel Ortega de perseguir a la oposición política, y la figura de la que se sirven actualmente para construir este relato es la de Cristiana Chamorro Barrios, dirigente opositora que se encuentra bajo arresto domiciliario desde el pasado 2 de junio por lavado de dinero.

Chamorro está siendo investigada por la justicia por lavado de dinero, bienes y activos a través de la Fundación Violeta Barrios de Chamorro para la Reconciliación y la Democracia, una ONG que dirigió durante 20 años y a la que renunció justo antes de lanzar su intento a ser candidata a la presidencia.

Conversamos con Jaume Soler i Pastells, miembro del Comité Europeo de Solidaridad con la Revolución Popular Sandinista.

Jaume, ¿Por qué se encuentra inhabilitada y bajo arresto domiciliario Cristiana Chamorro y de dónde provienen las fuentes de financiación
de esta ONG que presidía?

En este momento la Fiscalía de Nicaragua ha abierto expediente a 7 personas, entre ellas a Cristiana Chamorro, que están siendo investigadas por los delitos de lavado de dinero y conspiración
contra la independencia del país.

Los recursos económicos que recibió la Fundación Chamorro procedían de agencias gubernamentales estadounidenses como USAID, NED o IRD con la
finalidad de “promover el periodismo independiente” y que fueron utilizados realmente para apoyar mediáticamente y logísticamente el fallido golpe de estado del 2018.

Los demás encausados lo son por solicitar y promover de manera directa y personal la intervención de Estados Unidos en Nicaragua, cabildeando con el gobierno de EEUU. Rápidamente hemos visto declaraciones del Departamento de Estado de EEUU, la Unión

Europea y la Organización de Estados Americanos (OEA) tildando de «secuestro» el arresto de Chamorro y catalogando como dictador a Daniel Ortega. ¿Están estas instituciones actuando de manera coordinada con los medios de comunicación para avalar la injerencia y la intervención extranjera?

Evidentemente. Investigaciones en archivos públicos de los EEUU realizados por periodistas norteamericanos – Ben Norton y el equipo de Grayzone demuestran que el objetivo final de toda esta operación es la desestabilización, la injerencia y la intervención extranjera en Nicaragua con las elecciones del 2021 en el horizonte.

¿Crees que se pretende reactivar el movimiento golpista que tuvo lugar durante el año 2018 y que contó con el apoyo de la Patronal y de la Conferencia Episcopal?

Sin duda alguna. La injerencia y el intento de control por parte de EEUU, la Unión Europea y sus organismos títeres como la Organización de Estados Americanos (OEA) contra los países “díscolos” en doblegarse a las estrategias pro imperialistas es una política de estado para los EEUU aplicada
ininterrumpidamente desde finales del siglo XIX. Y no solo con las actuales víctimas propiciatorias del imperio yanqui como Cuba, Venezuela y Nicaragua, catalogadas como “el triángulo del mal”. Recordemos temas más recientes como Bolivia, Brasil, Ecuador…

¿EEUU o la UE tolerarían en su propio territorio el financiamiento de grupos opositores mediante fondos extranjeros?

De ninguna manera. La mayoría de los países que ahora se muestran farisaicamente escandalizados tienen legislación propia para contrarrestar cualquier tipo de injerencia exterior. En el caso de los EEUU esta legislación tiene 83 años de vigencia y puede llegar a aplicarse la pena de muerte por el delito de traición. En este caso se pone en evidencia el cinismo total de los poderosos: condenan políticamente y aplican sanciones económicas a países y a personas que aplican las mismas leyes y mecanismos de protección que ellos tienen vigentes desde hace décadas.

Más allá de este suceso, ¿Cuál es el programa político y la ideología que hay detrás de la figura de
Cristiana Chamorro?

Cristiana Chamorro forma parte de las más recientes generaciones de una saga aristocrática que durante casi 200 años han controlado el país. Esta herencia elitista antidemocrática es su única ideología y la ejerce con fidelidad familiar estricta y con alianzas menores adecuadas a cada momento histórico y con el pleno apoyo y dirección gringa. Este posicionamiento de superioridad de abolengo la obliga a declarar la guerra al Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) con resabios elitistas y a su vez recibe todas las críticas internas de muchos sectores lumpen dentro de los tranqueros aunque sean de manera encubierta. ¿Dónde está parte importante de la plata que recibió de USAID? ¿De dónde salieron los 7 millones de dólares que la Fiscalía encontró en su cuenta particular? Esas son las preguntas de muchos de sus antiguos socios del intento de golpe en 2018. Su pretendido liderazgo de la hipotética candidatura de derechas es fruto de una simple calentura mental de algún escribiente a sueldo. ¡La CxL no la quieren ver en su candidatura! ¡Ni con su impoluto vestidito blanco ni con su carita “angelical”!

¿Qué motivos llevan a esta campaña de acoso y derribo contra el gobierno sandinista?

En este nuevo intento de los “tranqueros y asociados” de conseguir que Nicaragua deje de ser un estado social la única dificultad insuperable ha sido y es el FSLN, referente del pueblo digno y organizado. En 1979 el FSLN derrotó a Somoza – “un hijo de puta pero es nuestro hijo de puta. US dixit” – Y en medio de una guerra de agresión gringa, con 50.000 muertos, puso las bases de un estado social y democrático que duró 11 años.

Después de 16 años de paréntesis de feroz neoliberalismo (1990 – 2006) este proyecto de justicia, independencia y dignidad ha ganado 3 elecciones democráticas consecutivas. Y todo apunta –incluso
las encuestas de la embajada gringa- que este proyecto popular seguirá consolidándose a partir del 7 de noviembre del 2021. A los patricidas “el único programa político” que les queda es desestabilizar el país y suplicar de rodillas una intervención extranjera.

Ya para cerrar, ¿quieres añadir algún punto que consideres relevante y que no se haya tratado durante la entrevista?

Solo un emplazamiento fraterno a todas las personas progresistas: que apoyemos con todas nuestras capacidades desde cada uno de nuestros países la lucha del pueblo de Nicaragua…y de Cuba , de Venezuela, de Bolivia, del Perú, del Brasil, de Colombia, de Chile… por un mundo más libre, justo y fraterno.

----------------

Oriol Sabata, Nueva Revolución, 16 de junio 2021

https://nuevarevolucion.es/nicaragua-entrevista/

Versión en inglés: "We are witnessing a new attempt to stop Nicaragua from being a social state"