Un contundente mensaje de solidaridad con Nicaragua que está siendo objeto de políticas injerencistas y sanciones ilegales de parte de los EE. UU., expresó este lunes 14 de junio el Compañero Sacha Llorenti, Secretario Ejecutivo de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América-Tratado de Comercio de los Pueblos al ser entrevistado por el Compañero Alberto Mora para la Revista En Vivo por Canal 4.

Un mensaje claro, directo y de principios

La entrevista comenzó con una referencia del periodista Alberto Mora al reciente comunicado del ALBA-TCP condenando el injerencismo estadounidense contra Nicaragua y otros países de nuestra región.

Sobre el tema, Sacha Llorenti comentó que “efectivamente, la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América, que como sabemos reúne a 9 Estados de América Latina y el Caribe, ha hecho un pronunciamiento absolutamente claro –absolutamente directo además– sobre el anuncio del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos y la imposición de medidas coercitivas y unilaterales en contra de varios ciudadanos nicaragüenses. Nuestra condena ha sido total por distintas razones: La primera es porque ese tipo de medidas son violatorias del derecho internacional, es decir, son ilegales, van en contra de la Carta de las Naciones Unidas que establece que la única instancia pertinente para llevar adelante algún tipo de sanciones es el Consejo de Seguridad, y que cualquier país que se abrogue esa facultad usurpa las funciones de la Carta de las Naciones Unidas, y en este caso en particular, del Consejo de Seguridad. La segunda razón es porque, además, es imprescindible la defensa de la soberanía, de la independencia, de la autodeterminación de los pueblos, y en este caso, del pueblo de Nicaragua. La tercera razón es porque es una medida injerencista, abusiva y de carácter extraterritorial, y finalmente, porque Latinoamérica y el Caribe están en la constante lucha, en la permanente lucha, de no ser el patio trasero de los Estados Unidos, y en ese afán, por supuesto, el ALBA, los países de la Alianza, han manifestado su entera y plena solidaridad y apoyo al Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional de Nicaragua presidido por el comandante Daniel Ortega y la vicepresidenta Rosario.

Ya los pueblos del mundo no son ingenuos. Hemos perdido hace mucho tiempo la ingenuidad. Estas acciones tienen un objetivo claro que es, reitero, instrumentalizar, utilizar este tipo de medidas ilegales para luego subordinar a los pueblos, a los países, para someterlos a sus intereses”, agregó.

El imperio no se quiere someter a ninguna regla

El Compañero Alberto Mora que este tipo de injerencismo no es nuevo, porque en realidad los Estados Unidos nunca han tomado en cuenta el derecho internacional y han desconocido las resoluciones del mismo Consejo de Seguridad de la ONU, algo que se ha convertido en una constante del comportamiento de ese país, a lo que Sacha Lorente contestó:

Es que existe una política muy clara que no se puede definir de otra forma que como la aplicación de medidas imperiales. Es un imperialismo que no quiere someterse a ninguna regla. En 1945, después de la segunda guerra mundial, la comunidad internacional acordó un sistema con reglas comunes, con principios y propósitos comunes (…) y esas reglas señalan específicamente cómo resolver los temas vinculados con la paz y la seguridad internacionales. Se crea un organismo, que es el Consejo de Seguridad, que tiene 15 miembros, para que este Consejo, en representación de toda la membresía de las Naciones Unidas tome estas decisiones. Pero claro, cuando Estados Unidos no puede controlar el Consejo de Seguridad, cuando los países, incluso los de la propia Asamblea general, tienen otra posición sobre distintos temas, por ejemplo en el caso de Palestina, entonces lo que hace el Gobierno de los Estados Unidos es utilizar la fuerza militar, la fuerza económica, en desmedro, por supuesto, del derecho internacional. Ellos descartan un sistema internacional basado en reglas comunes porque no les conviene, y esa es una de las definiciones claras de cómo funciona el imperialismo.

Llorenti ejemplificó esta actitud del imperialismo “del descarte, del deshecho, del desprecio del derecho internacional” con dos ejemplos de este siglo XXI. “La invasión de Irak en el año 2003, que se hizo basada en mentiras, primero; segundo, sin autorización del Consejo de Seguridad y que provocó esta cifra que es escandalosa y que tenemos el deber de recordarla: un millón de muertos (…) un millón de personas muertas por ese conflicto. Y luego, el caso de Libia, que esta invasión provocada por la OTAN se produjo en el año 2011, también sobre la base de mentiras, y ahora, vean cómo está Libia, Libia no tiene un Estado, tiene 3 Gobiernos, todo el mundo saqueando el petróleo, con decenas de miles de muertos, con la esclavitud –¡imagínense eso!– la esclavitud retornando al norte de África, hemos visto esas imágenes escandalosas de africanos encadenados a quienes se les vendía por 300, 400, 500 dólares (...)Por eso no tenemos que ser inocentes ni ingenuos. Ese tipo de medidas imperiales tiene estas consecuencias. Es por eso que, sin importar las circunstancias, tenemos que actuar en base a nuestros principios”.

Hay que cambiar la ONU

Considerando el desprecio por el derecho internacional de parte de los Estados Unidos, Alberto Mora recordó el llamado que hizo el padre Miguel D’Escoto Brockmann, canciller de la paz y Expresidente de la Asamblea general de las Naciones Unidas, en el sentido de que había que reinventar dicha organización. ¿Qué piensa al respecto el Secretario Ejecutivo del ALBA-TCP (que también en su momento fue representante de Bolivia en la ONU)?

Yo creo que si Naciones Unidas no existiese tendríamos que crearla inmediatamente. Segundo, podría trabajarse en la democratización del propio Consejo de Seguridad. El Consejo de Seguridad tiene 5 miembros permanentes. Además del Reino Unido están Francia y Estados Unidos (3 miembros de la OTAN) y también están Rusia y China. No existe ningún miembro permanente de América Latina y el Caribe. No existe ningún miembro permanente de África. África tiene 54 Estados miembros en Naciones Unidas. América Latina y El Caribe, 33. No tienen esa misma representación. Entonces, hay una desproporción regional que, por supuesto, hace que el Consejo de Seguridad no sea representativo como debería, pero creo que aquí hay que anotar otra cosa: Ni estando como está el Consejo de Seguridad es respetado por los Estados Unidos. Porque el principal violador de las propias resoluciones del Consejo, de la Carta de las Naciones Unidas, es Estados Unidos, respondió el Secretario Ejecutivo del ALBA-TCP.

El Compañero Sacha Llorenti pasó a mencionar el ejemplo de Palestina, donde “hace pocas semanas éramos testigos de un bombardeo con centenares de personas muertas, la mayoría de las víctimas niños, niñas y mujeres, personas de la tercera edad. ¿Qué hizo Estados Unidos? Estados Unidos mudó su Embajada de Tel-Aviv a Jerusalén violando resoluciones del Consejo de Seguridad, es el principal socio de Israel en la ocupación del territorio palestino, y me recuerda una cosa que creo que es importante que nuestras amigas y amigos en Nicaragua recuerden: Durante el apartheid en Sudáfrica, el principal socio de la Sudáfrica racista fue Estados Unidos, así como lo es ahora de Israel. Y hay una entrevista muy interesante a uno de los embajadores de Sudáfrica, y él decía, parafraseando: ‘A nosotros no nos interesa el repudio internacional. No nos afecta que la denominada Comunidad Internacional nos considere… nos aísle, en tanto y en cuanto tengamos el apoyo de los Estados Unidos’. Es decir, para ellos era tan suficiente el apoyo de los Estados Unidos para continuar en ese momento con la política del apartheid como ahora para Israel, para continuar con la política en contra del pueblo palestino”.

Con respecto a los países del ALBA-TCP, Llorenti valoró que “fundamentalmente en el ALBA, en la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América, tenemos ejemplos de dignidad. El ALBA, pese a las medidas coercitivas y unilaterales se mantiene como un bloque de principios claramente antiimperialista, anticolonialista, anticapitalista, antipatriarcal, que lucha por la soberanía de nuestros pueblos. Hay que recordar que Cuba, Venezuela y Nicaragua sufren esas medidas coercitivas y unilaterales, pero lo que han provocado estas medidas es una unidad mayor de los pueblos, una solidaridad mayor de los países y los pueblos que creen en el derecho internacional”.

Estados Unidos utiliza la pandemia como un arma contra los pueblos

En referencia a los principios que mueven a los países del ALBA-TCP, Sacha Llorenti destacó que “estamos en medio de una pandemia, de una terrible pandemia que ha provocado la muerte de millones de personas, que ha paralizado la economía y el comercio en el mundo, que todavía afecta a muchísima gente. Y en medio de la pandemia, no es que las medidas coercitivas y unilaterales contra Venezuela, contra Cuba o contra Nicaragua hayan bajado. Todo lo contrario: han aumentado. ¿Y eso qué significa? Que Estados Unidos ha utilizado la pandemia como un arma en contra de los pueblos. Un arma en contra de los pueblos. El propio Secretario general de las Naciones Unidas António Guterres llamaba para que haya un alivio de estas medidas coercitivas unilaterales en medio de la pandemia. Lo que hizo Estados Unidos, por ejemplo en el caso de Cuba, fue recrudecerlas; en el caso de Venezuela, también. Entonces, estamos hablando de que tenemos distintos tipos de principios. Nosotros, en el marco del Derecho Internacional, de la paz, y ellos, en base a la agresión, a la violación sistemática del Derecho Internacional, al intento de sojuzgar a los pueblos.

Entonces, eso es lo que estamos enfrentando, por eso nuestro respeto, nuestra solidaridad y nuestro apoyo, ya manifestado por los países del ALBA, al Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional de Nicaragua, reiteró.

El imperio necesita escarmentar a los pueblos

El periodista Alberto Mora recordó que el día de ayer el ALBA-TCP se pronunció condenando las trabas que se le imponen a Venezuela para acceder al financiamiento para las vacunas contra la covid-19. Además, recordó que a pesar de que todos los años la Asamblea general por abrumadora mayoría condena el bloqueo contra Cuba, “Estados Unidos lo desconoce y ha sido durante muchos años, ¿no?”

Eso tiene que ver justamente con el orden imperial. Cuando el multilateralismo sirve a los propósitos del imperio, adelante con el multilateralismo. Cuando el multilateralismo se opone a los intereses del imperio, se le aplica la lógica del limón al que se lo exprime y se lo desecha. Es decir, esa es la lógica imperial, a eso nos referimos como imperialismo. Porque para ellos, sus intereses son lo más importante, no los intereses de la colectividad, no los intereses de la humanidad, y lo que hacen es tratar de ampliar su control sobre el mundo”, comentó Sacha Llorenti.

Esos objetivos, según el Secretario general del ALBA-TCP son “objetivos materiales” como “además de apropiarse de los recursos naturales, para tener mano de obra barata; para ampliar sus mercados y vender sus productos; también para controlar zonas de comercio estratégicas; para controlar algunos territorios de manera geopolítica y finalmente, además, para el escarnio, es decir, ellos tienen que escarmentar a los pueblos que no se les someten, más allá del valor económico, comercial, financiero, etcétera, es el escarmiento. Y esa es la práctica común de los imperios a lo largo de la historia. Lo mismo, sea el imperio romano, para dar un ejemplo. Por eso nuestra lucha es antiimperialista, porque está basada en principios.”

No hay que dejarse amedrentar, hay que poner los principios por delante

Lo reitero, hay que dejar de ser ingenuos, saber qué intereses están detrás de estas medidas, porque no nos pueden hablar de democracia –y creo que este punto es muy importante– no nos pueden hablar de democracia si ellos mismos violan en derecho internacional, si ellos mismos violan las normas que ellos han acordado respetar y hacer respetar. ¿De qué democracia plena nos hablan si un país viola los compromisos internacionales que ellos mismos han acordado?”, afirmó Sacha Llorenti.

El periodista Alberto Mora reflexionó sobre el patrón que siguen los Estados Unidos en muchos países, un patrón que siempre aplican contra los países que tratan de ser soberanos y están por la autodeterminación y que no actúan como caja de resonancia de los intereses imperiales.

A esto, el Secretario Ejecutivo del ALBA-TCP respondió que “definitivamente, hay doble rasero clarísimo. Es decir, veamos lo que está haciendo Israel en el mundo. ¿Cómo puede justificarse, desde cualquier perspectiva, lo que Israel hace contra Palestina? Y lo hace, simplemente porque tiene el apoyo irrestricto de los Estados Unidos. ¿Cómo podemos justificar lo que pasa en Libia, lo que pasó en Irak, los ataques contra Siria, los ataques contra Irán, la lógica de esa guerra que todavía no termina en Afganistán? Los imperios se alimentan de la guerra. Se alimentan también del escarnio. Intentan escarmentar a los pueblos que no se someten a sus intereses. Pero ya existen ejemplos muy, muy importantes de dignidad, caso de Nicaragua, caso de Cuba, caso de Venezuela, caso de Bolivia, que no se dejan amedrentar y que ponen sus principios por delante”.

No nos perdonan el no subordinarnos

El Compañero Alberto Mora hizo un repaso por las diferentes estrategias de desestabilización implementadas por los Estados Unidos contra nuestros Gobiernos populares en América Latina, que han ido desde la agresión militar directa hasta todo tipo de golpes de Estado y actos de hostigamiento, a lo que observó que en realidad los Estados Unidos parecen no descartar ninguna opción cuando se trata de someter a países que luchan por su soberanía.

Sin duda”, respondió Sacha Llorenti, “los ejemplos que usted ha dado son elocuentes por sí mismos. Esa es la lucha de nuestros pueblos. No es una lucha nueva. Es la misma lucha de Simón Bolívar, es la misma lucha de Martí, es la misma lucha de Sandino, es la misma lucha del Che Guevara, (y dicho sea de paso, hoy es el día de su nacimiento, que conmemoramos) es la lucha de Fidel, es la lucha de esa generación de líderes como el comandante Daniel Ortega, como el propio Evo, Rafael Correa, Hugo Chávez, Nicolás Maduro, ahora, el presidente Díaz-Canel, etcétera. Yo sé que las situaciones son complicadas, pero estos países que ahora están reunidos en el ALBA ahora están escribiendo algunas de las páginas más gloriosas de la historia de la dignidad de América Latina y el Caribe. No nos perdonan el no subordinarnos. No nos perdonan el no someternos, no nos perdonan este desenfrenado amor por la libertad, la independencia y la soberanía”.

Sobre los actos de agresión del imperio a nuestros pueblos, Llorenti reflexionó que no son medidas nuevas. En el caso (del derrotado golpe) de Bolivia yo lo he vivido más por tratarse de mi país, ha sido por supuesto orquestado por la OEA, con el apoyo de los Estados Unidos, que ha sido uno de los primeros en reconocer el Gobierno de facto de Jeanine Añez, al que además le ha dado apoyo y cobertura política, y a la OEA, ya la conocemos: La OEA no es otra cosa que la punta de lanza de la aplicación de la Doctrina Monroe, de la doctrina del patio trasero, de la doctrina del sometimiento, de la doctrina de la apropiación de nuestros recursos naturales, de nuestra independencia. Y eso es lo que no soportan, no soportan que existan pueblos con dignidad”, dijo.

Ejemplar respuesta a la pandemia

Yo quiero aquí también subrayar la resistencia del pueblo nicaragüense, ya desde Sandino pero también de la propia Revolución (de 1979 a la fecha) y, recientemente, estos episodios de resistencia. El ALBA, decía, tiene principios absolutamente claros, tiene principios que nos hacen un organismo subregional único en el mundo(…) nos unen nuestros principios de antiimperialismo y anticolonialismo y seguimos más unidos que nunca pese a las adversidades, para seguir adelante. Y yo quiero aquí destacar que pese a estas circunstancias, varios países de nuestra Alianza, entre ellos Nicaragua, Venezuela y Cuba están entre los países que mejor han administrado la pandemia en estos meses, con cifras bajas de contagio, cifras bajas de fallecidos (por supuesto, lamentables en cualquier sentido), sin que hayan colapsado sus sistemas sanitarios, sin que la gente se haya sentido abandonada, como ha sucedido en muchos de los países de nuestra propia región”, expresó el Secretario Ejecutivo del ALBA-TCP.

El ALBA, una alianza basada en principios de hermandad

El Compañero Alberto Mora, a propósito de la afirmación de Sacha Llorenti acerca de que el ALBA es un “modelo único en el mundo”, le pidió a Secretario general del organismo regional que explicara esta nueva forma de relacionarse entre países y pueblos.

En el año 2004 el comandante Fidel y el comandante Hugo Chávez tuvieron la iniciativa, primero de construir una alternativa a lo que entonces era el ALCA, o Área de Libre Comercio de Las Américas, o eran los TLC, los Tratados de Libre Comercio. Era una alternativa, es decir, dar un salto cualitativo y construir un eslabón más alto en la evolución de la integración y apuntar a la unidad. Primero se crea el ALBA como una Alternativa Bolivariana para los Pueblos de América, y luego pasó a dejar de ser una alternativa solamente para ser una Alianza. Esta Alianza ahora reúne a 9 países y que está basada en principios que van más allá de lo comercial, de lo económico, que van más allá de lo social. Gracias al ALBA, países como Bolivia han sido declarados libres de analfabetismo, gracias a la participación de los médicos cubanos, es decir, de ese enorme despliegue de solidaridad, de hermandad, pero más allá de todo eso tenemos la firmeza de principios, porque creemos que es posible la construcción de un mundo distinto, de una comunidad de personas con un destino común en el que se privilegie la hermandad, incluso más allá de la solidaridad.”

En medio de esta pandemia, han sido justamente hermanos venezolanos y cubanos quienes han manifestado una solidaridad extraordinaria. Pese a las diferencias políticas e ideológicas, Venezuela ha donado, por ejemplo, oxígeno al Estado de Manaos en Brasil. Los médicos cubanos han ido a muchos lugares del mundo, incluida Europa, para ponerse en la primera línea de combate contra la pandemia (…) en medio de la pandemia, se habilitó un puente aéreo para transportar vacunas desde China hasta Dominica (…) para que los 5 países de nuestra Alianza que son miembros del Caribe Oriental puedan comprar vacunas. Hemos construido los cimientos de un banco de vacunas. Hemos creado un pequeño fondo para ayudar a la agricultura familiar en estos momentos de pandemia. Es decir, como decía Fidel, ‘solidaridad no es darle al otro lo que a uno le sobra, sino compartir con el otro lo poco que uno tiene’.”

La derecha internacional tiene un guion clarísimo

El Compañero Alberto Mora reflexionó sobre la realidad de que la lucha de nuestros pueblos continúa aún en medio de los intentos desestabilizadores del imperialismo, como en el caso de Nicaragua, que tendrá sus elecciones en noviembre. En ese sentido, reflexionó Mora, la unidad de nuestros pueblos para derrotar estas maniobras se convierte en una necesidad de primer orden.

Ese es un tema muy importante, porque nada es casual y la derecha internacional tiene un guion clarísimo, y hay que ver lo que sucede con los distintos casos de elecciones en nuestra región. En Bolivia, el golpe de Estado no empezó en noviembre (de 2019), empezó casi un año antes. Trataron de deslegitimar el proceso electoral tratando de deslegitimar al órgano electoral. Así empezó todo, con un sistemático, cotidiano intento de desacreditar, desacreditar, desacreditar. Y luego, aquí les voy a dar tres ejemplos: Cuando la derecha pierde, habla de fraude. Pasó en Bolivia, está pasando en el Perú, y utilizó el mismo guion Donald Trump en Estados Unidos. Es que no tienen principios democráticos. No les interesa la democracia como procedimiento, les interesa la democracia entre comillas como discurso para imponer su agenda, para imponer sus intereses. Tenemos que estar muy alertas y decía hace unos minutos, compañero, que no debemos ser ingenuos. La ingenuidad cobra caro. Y lo hemos vivido en Bolivia. En Bolivia, no solamente con el golpe de Estado. En Bolivia, con masacres. Decenas de personas asesinadas. Han asaltado al Estado. Han destruido la economía. Todo lo avanzado con el Compañero Evo Morales se ha puesto en riesgo. ¿Por qué? Porque la derecha no tiene patria. Un gran escritor boliviano decía ‘la derecha no tiene patria, tiene bolsillos’, tiene intereses. Y esa es la gran diferencia entre nosotros y ellos.”

Por eso, reiterar, en esta oportunidad el apoyo solidario de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América al Gobierno del Comandante Daniel Ortega y de la Compañera Rosario Murillo, finalizó el compañero Sacha Llorenti.