Un oleoducto de Petróleos Mexicanos (Pemex) explotó la madrugada de este domingo, causando un aparatoso incendio que ya fue controlado pero que dejó seis personas heridas en un campo despoblado del municipio de Tonanitla, en el Estado de México (centro).

La empresa informó que los heridos del accidente fueron cuatro policías y dos bomberos, también señaló que al momento del hecho "el suministro de crudo por el oleoducto fue suspendido de inmediato".

Los funcionarios resultaron heridos cuando trataron de acercarse al ducto, justo cuando se registró otro estallido, por lo que el coordinador de Protección Civil mexicano, Felipe Puente declaró que "el error de carácter humano fue de policías y bomberos que se acercaron".

Por su parte, el alcalde de la localidad, Miguel Martínez, dijo que están “preocupados por dar una buena atención. Son elementos (los heridos) de nuestra policía municipal y Protección Civil".

En su cuenta en la red social Twitter (@pemex), la empresa informó que “Se confirma que el derrame e incendio en Tonanitla fue ocasionado por una toma clandestina (robo) para extraer el combustible”.

Las autoridades de protección civil y de Pemex dijeron que están a la espera de que se agote el combustible.

El pasado febrero, una fuerte explosión en un edificio de Pemex de la capital dejó un saldo total de 37 víctimas mortales. El accidente, que conmovió al país y a gran parte del continente, puso en tela de juicio la seguridad que ofrece a sus trabajadores la empresa petrolera.